My Items

I'm a title. ​Click here to edit me.

Employee exodus: Why are people quitting their jobs?

Employee exodus: Why are people quitting their jobs?

The global landscape of the last three years has been impacted by technological, environmental, geopolitical, and socioeconomic changes, putting pressure on companies to examine their governance models. Today, companies must serve for something more than simply generate income; they must be an entity of engagement and relation, able to enforce solid changes in the world and the life of those around them. Changes that apply from where we live, how we work, to the impact we want to leave in this world. In this sense, companies have had to change the traditional model in which they operate, substituting, in most cases, the on-site model of work for remote work or hybrid models, leading to the necessity of allocating dynamic resources and accelerating digitalization and automatization processes. The reality is that the needs of the employees have changed. At least two out of three employees in the United States declared that the COVID-19 pandemic made them reflect on their purpose in life, including their professional careers (Komm et al, 2021). Likewise, almost half of employees are considering the type of work they do and its impact and purpose in their environment (Dhingra et al, 2021). In August 2019, months before the pandemic unleashed, more than 180 entrepreneurial leaders signed an agreement on corporate purposes. This agreement's main objective is to promote the change of a business model, based on the financial and operational interest of shareholders, to one focused on solving environmental and social risks at the service of all key audiences: consumers, employees, suppliers, communities, and shareholders. This is known as stakeholder capitalism, a business management model which became popular in the 1950s and 1960s, and seems to have a lot of buzz these days (Sundheim y Starr, 2020). Stakeholder capitalism is one of the tools that organizations can use to maintain relevant, committed, and connected with their internal and external audiences. On another matter, recruitment and retention of employees are not just about salary, although this plays an important role in the motivation of workers. Non-monetary rewards, that is to say, intangibles, present in companies with a relatively stable workforce and those that emphasize customer service, loyalty, and cooperation among employees (Gómez et al, 2016), seem to be more relevant each day. Many workers now seek flexibility in their schedule and workplace, a good work environment, challenging, interesting and attractive tasks, as well as elements like feedback and constant support from their supervisors. During these last few months, the United States has identified a phenomenon known as “The Great Resignation” which refers to the massive exodus of employees for various reasons. According to a US analysis, resignation rates are higher among employees in the middle of their professional careers in the health and tech industries (Cook, 2021). This situation demands organization leaders to adjust certain aspects of corporate cultures. Work satisfaction translates in higher resignation rates, thus, a loss of valuable talent and a higher cost of recruitment due to rotation of personnel. This level of work non-satisfaction is not only present in young employees. After the pandemic, a third of employees of all generations and seniority levels assured they were open to labor changes (Debevoise, 2021). In another study carried out in the United States, about 1,000 employees were surveyed in more than 15 industries, and the results showed that 40% of employees have thought about changing careers in the last 12 months. About 63% of those interviewed consider they have an inefficient manager and are thinking about leaving their current jobs. (Downes, 2021). During the pandemic, many companies dedicated themselves to innovate, trying new ways to provide greater attention to their workers, and offering a better service to customers and employees. For example, some of them increased their support and production of medical equipment, while others accelerated their investigation for a vaccine. Certain companies showed their capacity to adapt to new realities and seek progress, become more agile, take care and oversee their consumers and employees. Even some of them continue to maximize and seize opportunities. The talent and motivation of the workforce, an innovating corporate culture, individual expertise, and the use of technology and artificial intelligence are all important sources of value for organizations. According to a report published in 2021, companies exercise more trust and ethics than governments, mass media, and NGOs (Edelman, 2021). Business organizations outbid the ranking in key aspects such as economic growth, employment generation, health and security in the pandemic, quality of information, and equality. The study shows that at least 8 out of 10 employees expect their company to act towards social problems, such as the growing distrust in vaccination (84%), climate change (81%), and automatization (79%). There are new expectations for mid-level leaders, not only for senior partners or high-level ones. In previous years, leaders were thought to be practically inaccessible for employees, however today, they must cohabit with employees, and as the board of directors, they must be involved in corporate purposes plans. The traditional organizational structures have been removed. Companies are becoming more human, inspiring, collaborating, and creating experiences with purpose and enjoyment for their audiences (Komm et al, 2021). Companies need to implement more frequent communication, new habits, and behaviors that can improve wellness in the workplace: trust, transparency and allowing employees to participate in decision-making processes, but without transferring all responsibility to them. Another example is working parents that want and need solutions for the care of their children while they are away. Post COVID, many leaders started to focus much more on the wellness of their team. Employees today seek a better balance between their personal life and professional one, with shorter commutes, mental health resources, and overall happiness. It is an opportunity for CEOs to create a sustainable work environment, diverse and inclusive, increase employee retention, build loyal customers and fill the world with a lot more humility. Sustainability keeps being a key priority for consumers and CEOs. Today’s leadership starts with social responsibility. CEOs must understand that if the public sees them as a moral compass for credibility and authenticity, they must act that way. The public wants to see them talk about facts and lead by example. Leaders are evaluated not only through achieving their business objectives but also for their business ethics. If a leader practices trust, honesty, and empathy in their day-to-day activities, both professional and personal ones, those same traits will naturally show up in their teams; thus, talent retention will increase. However, it takes time, these processes are not completed in a day, a lot of work must be done, back-office and on-site, a continuous work that never really finishes. Juan Andres Miralles is a lawyer from Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), currently pursuing his Master's Degree in Business Administration at Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA). He works in private legal practice and is co-editor of The Explorer. You can find him on Linkedin at Juan Andres Miralles Quintero and on Twitter at @JuanMiralles96. Isabella Miralles is a social communicator from Universidad Catolica Andres Bello (Caracas, Venezuela), as well as an advisor of strategic and corporate communications. You can find her on Twitter at @isaMiralles, she also writes on Medium at isaMiralles. Notes and references: Cook, I. (2021, 15 de septiembre). Who Is Driving the Great Resignation?. Harvard Business Review. https://hbr.org/2021/09/who-is-driving-the-great-resignation Debevoise, N.D. (2021, 30 de junio). How CEOs Can Keep Their Best People Through The Great Resignation. Forbes. https://www.forbes.com/sites/nelldebevoise/2021/07/30/how-ceos-can-keep-their-best-people-through-the-great-resignation/?sh=28c78d3b6077 Dhingra, N., Samo, A., Schaninger, B. y Schrimper, M. (2021, 5 de abril). Help your employees find purpose—or watch them leave. McKinsey Insights. https://www.mckinsey.com/business-functions/organization/our-insights/help-your-employees-find-purpose-or-watch-them-leave Downes, S. (2021, 22 de septiembre). Why Workers Are Ready to Quit--and How to Get Them to Stay, According to a New Survey. Inc. https://www.inc.com/sophie-downes/employee-stress-mental-health-great-resignation-talkspace-survey.html Edelman, R. (2021, 28 de julio). The Empowered Employee. Edelman. https://www.edelman.com/insights/empowered-employee-6-am-richard-edelman?%20utm_campaign=6am&utm_source=linkedin&utm_medium=organic+social&utm_content=16275%2012932 Gómez-Mejía, L., Balkin, D.B., y Cardy, R.L. (2016). Managing Human Resources. 8th Edition, Pearson. Komm, A., Pollner, F., Schaninger, B. y Sikka, S. (2021, 12 de marzo). The new possible: How HR can help build the organization of the future. McKinsey Insights. https://www.mckinsey.com/business-functions/organization/our-insights/the-new-possible-how-hr-can-help-build-the-organization-of-the-future Sundheim, D. y Starr, K. (2020, 22 de enero). Making Stakeholder Capitalism a Reality. Harvard Business Review. https://hbr.org/2020/01/making-stakeholder-capitalism-a-reality

La importancia de las consecuencias

La importancia de las consecuencias

Los dirigentes políticos en Venezuela tienen el privilegio de quedarse con sus trabajos cuando toman decisiones abismales a diferencia de la mayoría de los venezolanos. El domingo fui a votar ya pasado el mediodía. Fue una experiencia inusual, a pesar de que no he tenido la oportunidad de votar muchas veces, siempre acompañé a mi familia desde temprano. La noche anterior se planeaba el horario, desayunábamos temprano, salíamos con ropa cómoda y colores claros para evitar pasar tanto calor. Nos llevábamos botellas de agua y algo de comer para aguantar el hambre en las largas colas de las mesas electorales. Nada fue igual este domingo. No amanecí en mi casa, no cuadré nada con mi familia, no pensé en la ropa, no llevé agua ni comida y al final no hubo consecuencia alguna por mis decisiones. Llegué a mi centro de votación y había poca gente. Solamente tuve a seis personas por delante y el cuaderno electoral de mi mesa estaba considerablemente vacío. Para la gran mayoría de nosotros, nada de eso fue sorprendente. Sabíamos que la abstención sería alta. Sabíamos que no podíamos esperar mucho. Pero aun así estuve increíblemente ansioso. Ansioso, no porque sabía que el PSUV conquistaría la gran mayoría de las gobernaciones, sino por pensar en cómo la oposición había vuelto a desperdiciar otra oportunidad. Ansioso sabiendo que lo más probable era que las dirigencias de los distintos partidos políticos derrotados no aprenderían nada y encima no pagarían ningún precio por sus errores. Pues ya es martes, y seguimos sin consecuencias. Es cierto que este fracaso es, en gran medida, culpa de todos los dirigentes de la oposición y de una serie de factores complejos. Pero vale la pena considerar algunos casos particulares que quizás deban cargar con más responsabilidad que otros. Algunos casos que, ya a estas alturas, deben ir quitándose del camino pues se han vuelto parte del problema. Vamos con el más fácil primero. Tomás Guanipa En septiembre, escribí sobre el mal mes que había tenido la oposición. Escribí en general sobre el desastre del mensaje público en cuanto a la participación en las elecciones. Los dirigentes habían declarado que no era posible ir a los comicios bajo las condiciones actuales, pero luego de un par de tragos en México junto al régimen y la delegación de Noruega salieron anunciando que habían llegado a la decisión de participar. Pero incluso llenaron ese mensaje, que debió haber sido claro, de señales mixtas. El 31 de agosto, Tomás Guanipa subió una publicación a su cuenta personal de Instagram donde anuncia que la oposición ha decidido participar en las elecciones, pero declara que las mismas no serán justas. Está bien que Guanipa señale la realidad del asunto, pero nunca en su publicación habla sobre la posibilidad de ganar. Ni siquiera dice que ganar será difícil, no, parece que ni considera la posibilidad. Con esa actitud, ¿Cómo es posible esperar que la gente vaya a las urnas? El sentimiento abstencionista era conocido y es fácil de entenderlo. Fue bien documentado a lo largo de la campaña electoral que la gente estaba cansada de los mensajes mixtos. La oposición no se hizo favores. Pero luego vino la gran idiotez. Como si no había hecho suficiente, Tomás Guanipa decidió bañar en gasolina el incendio comunicacional que tenía montado al anunciar su candidatura a la Alcaldía de Libertador. Guanipa pasó dos años viviendo en el extranjero y decidió que él debía ser el candidato. Lo decidió él ya que, como es típico, no hubo elecciones primarias para decidir el candidato. Por ende, Roberto Patiño tuvo que dejar a un lado sus aspiraciones para que uno de los hombres menos populares de la oposición se subiera como el candidato de la Unidad. Guanipa asumió esta responsabilidad, y el abandono de Patiño, con la clase y gracia por la cual se le conoce. Mentira, le dijo a El Estímulo lo siguiente: “Antes de que llegara al país, había –prácticamente con todos los actores políticos que estaban aspirando la Alcaldía Libertador– una solicitud para que yo regresara y asumiera esa candidatura. En todas las encuestadoras, no las que maquillan en la calle, y los comentarios en reuniones privadas y públicas había unos resultados que fueron muy claros en términos de tres componentes: el primero, nivel de conocimiento; segundo, el nivel de apoyo de la población opositora; y tercero, yo diría el más importante: quién estaba en mejores condiciones para ganarle a Nicolas Maduro ese proceso electoral. No hay un solo precandidato que se haya retirado y que no haya reconocido privadamente esa realidad. De hecho, el día antes de que se generara todo ese ruido por el tweet que puso un compañero, él había estado en mi oficina, aquí en esta misma sede del partido, para decirme que él reconocía que en todos los sondeos de opinión que se habían hecho la opción la tenía yo, que el candidato debía ser yo.” Cuando el periodista le preguntó si aquel “compañero” era Roberto Patiño, Guanipa contestó: Yo no voy hablar de nombres, pero es clarísimo que estuvo aquí en mi oficina. Él me vino a decir: “Estoy convencido de que el candidato debes ser tú”. Vamos a darle a Guanipa el beneficio de la duda y presumir que todos clamaban por su retorno suplicando cada noche frente a altares que tienen de él. Veamos entonces, qué salió de todo esto. Mm, una completa sorpresa. Nadie se lo esperaba. Tomás Guanipa ni siquiera fue el candidato de oposición más popular, esa distinción quedó para Antonio Ecarri que superó a Guanipa por unos 25 mil votos. Si sumamos los resultados de Guanipa con los de los otros 8 candidatos que perdieron igual nos faltarían unos 100 mil votos para alcanzar a Carmen Meléndez. No estoy diciendo que Roberto Patiño hubiese ganado, pero por lo menos hubiese tenido la experiencia de una campaña política importante. Experiencia que además le daría reconocimiento necesario para poder seguir avanzando en su carrera. La carrera de Guanipa está lista, o por lo menos debería estarlo. Tomó una terrible decisión, fue humillado de forma clara y predecible. Tomás Guanipa debe renunciar a su cargo de Secretario General de Primero Justicia. No hay de otra. Claramente no es lo suficientemente competente para llevar a su partido a una victoria, entonces es hora de que sea reemplazado. Guanipa ha estado en la dirigencia de Primero Justicia desde 2004, y ha sido Secretario General desde que Carlos Ocariz renunció al puesto para medirse por la Alcaldía de Sucre en 2007. Van catorce años desde aquel momento. Primero Justicia está estancado y seguirá estancado mientras Guanipa siga en la cabeza de la organización. David Uzcátegui Bueno, por lo menos estuvo más cerca de ganar que Guanipa. Creo que es el único positivo que le podemos sacar a la participación de David Uzcátegui en las elecciones. Unos días previos a las regionales publiqué un artículo hablando un poco sobre como Uzcátegui no tiene que medirse ante sus oponentes por la fuerza de sus propuestas, solamente debía ser el candidato de “oposición”. Eso se le complicó un poco cuando Carlos Ocariz fue nombrado el candidato de la Unidad pero ya Uzcátegui tenía un plan para encargarse de eso. Gracias a su naciente partido político, Fuerza Vecinal, y una cantidad verdaderamente absurda de dinero, Uzcátegui logró su cometido de superar a Ocariz. No por el contenido de su propuesta, sino por nombrar candidaturas rivales en 17 de los 21 municipios de Miranda. Candidaturas que solamente fueron propuestas para tener poder de negociación ante la Unidad. Al final, Fuerza Vecinal dejó de apoyar a algunos de estos candidatos a cambio de que Ocariz renunciara a sus aspiraciones a la gobernación. Es difícil crear algo nuevo. Es más difícil proponer el cambio que solamente quejarse de las circunstancias. Por eso, Fuerza Vecinal debería tener algo de mi simpatía. Pero no lo tienen, porque no es algo nuevo. Es solamente una nueva capa de pintura sobre un chasis oxidado. Unas flores lindas para decorar un balcón que se está derrumbando. La composición central de Fuerza Vecinal, sus fundadores y dirigentes, vienen de la Unidad y traen consigo los peores elementos de la política partidista, como bien quedó demostrado en aquella debacle por Miranda. La última vez que David Uzcátegui ganó una elección general fue en el año 2005 para desempeñar el cargo de Concejal del Municipio Baruta. Su última victoria electoral fue para ser Concejal hace 16 años y Uzcátegui consideró que el próximo paso era gobernador de Miranda. Como dije hace unos días, este hombre claramente vive en otro planeta. Pero Luis, Uzcátegui ganó las primarias de la MUD para ser el candidato a la Alcaldía de Baruta. No pudo participar en las elecciones por ser inhabilitado, hay que ser justos con él. El punto es que al final no fue alcalde, ni siquiera fue electo. ¿Qué experiencia gerencial política tiene para ser gobernador de Miranda? El resultado es el mismo, su último triunfo fue hace 16 años y volvió ahora a complicar las elecciones con sus juegos ridículos y perder igual. Ojalá, Uzcátegui entienda que es hora de quitarse del camino para dar paso a mejores opciones, pero ahora que tiene su propio partido no veo esto ocurriendo. Renovación general Lo anterior sobre Guanipa y Uzcátegui no les aplica solamente a ellos, esto va con el resto de la dirigencia opositora que lleva años estancada. Esto lo sabemos todos, sabemos que la renovación es necesaria pero los dirigentes no escuchan. El Presidente de Voluntad Popular, Leopoldo López, no vive en Venezuela. Pasó los primeros cinco años de la existencia del partido siendo su Encargado y ha sido Presidente desde entonces. Freddy Guevara, el actual Encargado Nacional, va para 8 años en el puesto. María Corina Machado pronto cumplirá 10 años como Coordinadora Político Nacional de Vente Venezuela. Es la única persona que ha ocupado dicho cargo en toda la existencia del partido. Primero Justicia es probablemente el más absurdo, Tomás Guanipa pronto alcanzará los 18 años en la dirigencia, 14 de ellos como Secretario General. Mientras que Julio Borges, quien no vive en el país, lleva 21 años ejerciendo el cargo de Coordinador Nacional. Fuerza Vecinal proclama en el pie de su página web que ellos son el partido de la innovación, pero ya los vimos jugando el mismo juego de siempre. No espero mucho en los años que vienen. Después de que los resultados del domingo fueron anunciados, Tomás Guanipa publicó un hilo de tweets donde dice entender lo que implican los resultados, específicamente lo que implica la alta abstención. Casi al final, Guanipa dice que el principal reto ahora es la renovación de liderazgos. Pero esto es algo que él le dijo a El Estímulo el 4 de octubre, entonces no sé qué esperar. Más que instituciones, los partidos políticos venezolanos parecen ser vehículos para sus fundadores y dirigentes. Vehículos para que opten por el poder a título personal. Es hora de que esa actitud cambie y es hora de que las caras cambien también. Luis Gonzalez es un abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), actualmente ejerce el derecho en el sector privado y es fundador y co-editor de The Explorer. Puedes encontrarlo en Twitter en @lagm96.

Los tiempos difíciles y sus hombres mediocres

Los tiempos difíciles y sus hombres mediocres

Gracias a las dificultades, las condiciones en Venezuela son perfectas para que germine la mediocridad política. Otra ronda de elecciones en Venezuela y, con ella, otra ronda de candidatos vacíos buscando beneficiarse a sí mismos a costa de los demás. La existencia del PSUV ha permitido que sobrevivan políticos en Venezuela que no durarían un día en cualquier otro país. Políticos que solo llegan a ser candidatos gracias a que la oposición resuelve todo por acuerdos internos, lejos de la mirada e intervención del público. Las condiciones en nuestro país han asegurado que nuestros políticos, analistas e “intelectuales” estén patéticamente preparados para un futuro sin dictadura. Las elecciones del 21 de noviembre, el más reciente ejemplo de esta catástrofe, verán la elección de 3.082 cargos, pero aquí solamente me enfocaré en la campaña por la gobernación del Estado Miranda, siendo este el estado donde resido actualmente y cuya campaña ha sido fácilmente la más polémica. Las candidaturas a Miranda Para la gobernación de Miranda había cinco candidatos inscritos al comenzar la campaña: Héctor Rodríguez, actual gobernador y candidato a la reelección por medio del PSUV y representante del Gran Polo Patriótico, Carlos Ocariz por la Mesa de la Unidad Democrática, David Uzcátegui por Fuerza Vecinal, Juan Carlos Alvarado por Alianza Democrática y Carlos Ojeda Falcón por el Partido Comunista de Venezuela y la Alternativa Popular Revolucionaria. De la existente gestión de Héctor Rodríguez queda claro que no le interesa verdaderamente lo que sucede en Miranda ni tiene la intención de arreglar sus problemas. Aunque parezca broma, Rodríguez abrió su campaña el pasado 28 de octubre con las siguientes palabras: “El amor de verdad se pone a prueba en las dificultades. Cuando las cosas se ponen difíciles, en una casa, en un hogar, en una familia. Cuando llega la enfermedad, cuando no alcanzan los recursos, cuando la cosa se pone dura, es cuando se pone a prueba el amor verdadero”. Si no votas por Héctor Rodríguez entonces eso significa que no amas Miranda. Sabemos que de Héctor Rodríguez no podemos esperar nada, pero más allá de él tenemos a dos candidatos que se han llevado casi toda la atención pública: Carlos Ocariz y David Uzcátegui. ¿Cómo olvidar el show inicial de las encuestas y los acuerdos en un block de notas que de seguro redactaron una noche en una tasca en Chacao? Al parecer los dos aspirantes acordaron medirse en cuatro encuestas de 12 preguntas cada una, el ganador de 7 o más preguntas se quedaría con la candidatura de la Unidad en Miranda. Llegó el día de los resultados y ambos Ocariz y Uzcátegui declararon su victoria, pero como Crónica Uno bien señaló en el momento, ninguno mostró los resultados. Carlos Ocariz Ya el tiempo ha pasado y ambos siguen insistiendo que son la opción más popular. El día 4 de noviembre Carlos Ocariz organizó una rueda de prensa, además de publicar un video, donde se dedicó exclusivamente a decir que él estaba ganando las encuestas y David Uzcátegui debía renunciar a su candidatura debido a que si no lo hace solo estaría dividiendo a los votantes. Es aquí donde radicó el corazón de la campaña de Ocariz, “Héctor Rodríguez es chavista, David Uzcátegui es un divisor, voten por mi.” Eso es todo. El hombre no tiene nada que ofrecer, nada. ¿Pero acusar a Carlos Ocariz de ser una caja vacía sin contenido es fácil, demostrarlo es otro tema, no? No, demostrarlo es bastante fácil también. Ignoremos, aunque quizás sea imposible, los terribles camiones que la Unidad contrató para asegurar la victoria de Héctor Rodríguez al espantar votantes recorriendo las calles con música a todo volumen en vez de presentar las propuestas del candidato. Veamos entonces, si podemos encontrar sus propuestas en la cuenta de twitter de Carlos Ocariz. Desde que la campaña inició formalmente el pasado 28 de octubre hasta el 9 de noviembre, Ocariz había publicado 67 tuits y retuits. De aquellos 67, solamente 2 son sobre sus “propuestas claras” mientras que 18 de ellos son sobre David Uzcátegui. O más bien, sobre como David Uzcátegui es Nicolás Maduro porque para Ocariz solo existe un candidato bueno y ese es él. Es completamente cierto que mientras más candidatos populares haya más difícil será vencer al candidato del PSUV pero una buena estrategia política no implica un buen gobernante. Imaginen por un segundo que no existe el PSUV y los únicos candidatos son Carlos Ocariz y David Uzcátegui. ¿Cómo haría Ocariz para hacer campaña? ¿Imaginen a un Ocariz sin el as asegurado de poder decir que su oponente es chavista? ¿Qué haría si no puede decir que Uzcátegui es un divisor? ¿De qué llenaría sus discursos? Carlos Ocariz no se enfrentaba a Héctor Rodríguez por la calidad y posibilidad de sus propuestas, se enfrentaba a él con la facilidad de simplemente llamarlo chavista. Ocariz tampoco enfrentaba a Uzcátegui sobre la base de propuestas y contenido, solamente lo llamó divisor. Entonces, ¿cuáles fueron las propuestas de Carlos Ocariz? Bueno, ha hablado sobre la expansión de su Plan de Becas, pero ¿qué pasa si no conozco el plan? ¿Dónde reviso para conocer más? Lo lógico sería que en su página web de campaña haya una explicación detallada del programa, cómo se financia y sus etapas. Pero no, lo único que hay es un formulario para inscribirse en dicho plan, sin más información de cómo funciona. Ocariz fue candidato, lo correcto es que sus propuestas e ideas sean claras y fáciles de encontrar y entender. Uno no debería tener que estar pasando horas para conseguirle una respuesta simple a la pregunta “¿Qué propone Carlos Ocariz?” Es responsabilidad suya atraer a los votantes, conocer su plataforma no debería ser una tarea de investigación. Pero luego llegó el jueves 11 de noviembre y Carlos Ocariz culminó su campaña de la mejor manera posible: renunció a su candidatura. Pasó todo octubre declarándose el candidato más popular y luego va y deja a Miranda en las manos de lo que, según él, es la opción menos deseada ¿qué sentido tiene eso? Peor, quizás, son todos los comentaristas políticos, analistas, periodistas y académicos que llenaron las redes sociales el jueves y viernes pretendiendo que Carlos Ocariz realizó un sacrificio personal al renunciar a su candidatura, alabándolo por su “sentido común”. El anterior vínculo es sobre un artículo de Elías Pino Iturrieta que ejemplifica esta mentalidad. En el escrito, Iturrieta osa decir que “la retirada ha sido una lección de templanza y sosiego que no debe pasar inadvertida en tiempos de declive, negociados, complicidad y mediocridad.” La retirada de Ocariz fue, literalmente, un acto de complicidad en negociaciones políticas tras bambalinas. Es un acto que, en general, logra representar la epítome de la mediocridad política venezolana. Me atrevería a decir que Iturrieta y los demás miembros de la clase política venezolana están siendo deshonestos con el público. No creo que ellos genuinamente crean las palabras que escriben y dicen. Ellos dicen lo que se espera de ellos, las palabras que el resto de los miembros de su clase esperan ver y oír, pero no lo que ellos realmente opinan. Es performativo, no es real. Pretenden que la retirada es un sacrificio porque eso es lo que deben pretender para beneficiar a la oposición y por ende beneficiarse ellos mismos, sentados cómodamente en sus posiciones de miembros respetados de la sociedad, engañando al público para no ser excluidos por sus amigos y conocidos que esperan su lealtad. Carlos Ocariz no hizo ningún sacrificio, los sacrificios implican decisiones propias y esto no fue una decisión propia aunque muchos traten de venderlo como tal. Cuando Ocariz renunció a su candidatura Fuerza Vecinal dejó de apoyar a candidatos que ellos nominaron y pasaron a darle apoyo a candidatos de la Unidad como Tomás Guanipa en Caracas, aunque Antonio Ecarri y Nicmer Evans negaron aquellos reportajes. Es cierto que Ocariz se pudo haber quedado, ignorando los acuerdos hechos entre los partidos de la oposición, pero él sabe que lo montaron en su pedestal y así como lo montan lo pueden bajar. Imagino que si se hubiese quedado hubiese perdido acceso a todos los fondos que la Unidad puso a su disposición. Durante su discurso de renuncia, Ocariz volvió a insistir que él es la opción más popular, lo que me parece una clara punta dirigida hacia aquellos altos niveles del poder en la Unidad que lo obligaron a declinar. Esto último se lo puedo respetar, la constancia en asegurar que él era el mejor y que no está muy de acuerdo con las decisiones que tomaron los que controlan su destino. Entonces, veamos ahora qué ofrece el candidato “favorito” de la oposición. David Uzcátegui David Uzcátegui optó por representar a Fuerza Vecinal en las elecciones, tras su intento fallido de ser el candidato de la Unidad. A diferencia de lo que pasa con Ocariz, las propuestas de Uzcátegui son mucho más fáciles de encontrar. En una entrevista con Crónica Uno, Uzcátegui presenta algunas de sus propuestas para Miranda: “Aquí no estamos prometiendo nada nuevo, queremos extrapolar las gestiones exitosas de Baruta, Chacao y El Hatillo al resto de Miranda. En primer lugar queremos la construcción de pozos en Miranda para que la gente tenga agua por tubería las 24 horas; en segundo lugar un sistema de salud de primer mundo como se tiene en Chacao y en Baruta; tercero es la entrega de certificados de construcción para que la gente arregle sus viviendas; en cuarto lugar el plan hambre cero con un subsidio de seis meses y la formación de un oficio y cuando la persona esté formada se le da un crédito para una microempresa; quinto es el tema de la educación, tendremos una de excelente nivel; y sexto el tema del empleo, darle la confianza a los inversionistas para rescatar el parque industrial.” Primero, vale la pena agradecer que haya hecho el mínimo esfuerzo en presentar sus ideas, sin embargo, podemos ver que no hay mucho detalle en su respuesta. Aquí uno se imaginaría que el periodista de Crónica Uno le hubiese preguntado: ¿y cómo planeas volver estas propuestas una realidad? ¿Con qué dinero? ¿Bajo qué esquema de tiempo? Pero no, no se le cuestionó nada, probablemente porque las preguntas estaban pre-aprobadas por el candidato y su campaña y quizás Crónica Uno tema que humillar a Uzcátegui implicaría que perderían acceso a entrevistarlo nuevamente. Quien sabe, quizás Uzcátegui no hubiese contestado si se le preguntaba por el dinero, considerando aquel intercambio con Román Lozinski el pasado 21 de octubre. Entonces lo haré yo. “Sistema de salud de primer mundo como se tiene en Chacao y en Baruta”. David Uzcátegui debe vivir en otro planeta. No creo razonable exigir que la situación en Baruta y Chacao se equipare a aquella en Montreal, pero pretender que la salud pública de aquellos municipios es de “primer mundo” es un insulto a la situación a la que se enfrentan aquellos que dependen de dichos sistemas. ¿Cómo planea David Uzcátegui que se logre un sistema de salud pública en Miranda del cual la población pueda depender? No hay respuesta. Los pozos de agua profunda son una buena idea, y ya en Baruta se han construido varios bajo el plan de Uzcátegui, pero las dudas sobre las finanzas requeridas para tal proyecto se mantienen, igual que los plazos y las ubicaciones de dichos pozos. No pido que David Uzcátegui resuelva todos los problemas del estado de forma milagrosa pero sería bueno ver propuestas serias y posibles. Esto es algo que Uzcátegui puede hacer sin duda alguna, vean por ejemplo la entrega de certificados de construcción. Los certificados de construcción y los permisos de remodelación son algunas de las barreras legales que se oponen a la mejoría de la vida de los ciudadanos, removerlas o facilitar la obtención de estos permisos puede resultar en beneficios reales y tangibles aunque no sea una propuesta hiper atractiva que atraiga todos los titulares. Al final del día, Uzcátegui ha quedado beneficiado por las negociaciones políticas que plagan a Venezuela. Negociaciones entre distintos partidos que dejan claro lo poco serias que son estas organizaciones y que una preocupante porción de los políticos de oposición hace esto por ellos mismos y no por la gente que supuestamente quieren representar. ¿Por qué Fuerza Vecinal lanzó tantas candidaturas que al final no apoyaron? Fue pura palanca, fue solamente para llenar el tablero de fichas y poder usarlas luego como poder de negociación. Eso fue lo que vimos el 11 de noviembre. Mientras los David Uzcátegui y los Tomás Guanipa de Venezuela estén liderando los movimientos políticos, las cosas estarán bien difíciles. Está pasada la hora de que gente como ellos se quiten del camino y abran paso para aquellos que sí quieren cambio. Al final del día, mientras ellos sigan jugando sus juegos, serán los venezolanos comunes y corrientes los que pagarán el precio. Por los momentos, estamos condenados a la mediocridad fatal. Luis Gonzalez es un abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), actualmente ejerce el derecho en el sector privado y es fundador y co-editor de The Explorer. Puedes encontrarlo en Twitter en @lagm96.

Un mes turbulento para la oposición

Un mes turbulento para la oposición

Septiembre ha sido verdaderamente un mes atroz para la oposición venezolana, a tan pocos meses de unas elecciones de gobernadores y alcaldes y en medio de un proceso de negociación política, la oposición continúa dando una imagen fracturada que solo parece complicarse. Los activos extranjeros y las discusiones en México El pasado 6 de septiembre de 2021, la Superintendencia de Sociedades de Colombia anunció que tomarían control de las actividades comerciales de la productora de fertilizantes Monómeros Colombo Venezolanos, S.A., empresa constituida en Colombia, subsidiaria de Pequiven y por ende bajo el control del Estado Venezolano. El político opositor Juan Guaidó declaró que no hay nada de qué preocuparse, los activos de Venezuela en el extranjero están protegidos por “aliados”, haciendo referencia a Colombia y los Estados Unidos. La semana pasada, el 13 de septiembre, se filtró una carta emanada de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento de Tesorería de los Estados Unidos en la cual se indica que la OFAC contemplará permitir la venta de las acciones de CITGO el año que viene cuando finalice el mandato del “gobierno interino”, algo que se encuentra en contraposición a los comentarios anteriores de Guaidó. Todo esto generó una nueva crisis con la que debe lidiar el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana. Por un lado, Maduro ve a Monómeros alejarse más de su control y teme la pérdida de CITGO, mientras que la oposición termina tropezándose sobre si misma y se encuentra ante el mismo riesgo de perder CITGO y quizás el apoyo de EE.UU. Nada de esto ha ayudado a mejorar la imagen de la oposición venezolana que viene de un mes muy duro y probablemente solo puede esperar mayores dificultades. El gobierno de Maduro respondió por medio de un comunicado oficial en el cual denuncian a la oposición de no mantener sus promesas acordadas el 13 de agosto en México por medio de un memorando de entendimiento donde, entre otras cosas, se acordó la defensa de los activos de la nación. Por su parte, los dos partidos políticos con mayor influencia en la oposición, Voluntad Popular y Primero Justicia, emitieron sus propios comunicados sobre la situación de Monómeros en los cuales no pudieron evitar pelearse públicamente. Voluntad Popular declaró su agradecimiento con el gobierno de Colombia por su intervención de Monómeros, y dejaron claro su apoyo a la postura pública de Juan Guaidó quien militó en Voluntad Popular antes de “renunciar” al partido en enero de 2020 como mera formalidad política. Del otro lado, Primero Justicia indicó que ellos no están de acuerdo con ejercer funciones de control sobre los activos de Venezuela en el extranjero, anunciando también que dicha responsabilidad “ha sido cuestionada por todos los partidos de la Unidad; exceptuando el partido político Voluntad Popular donde milita Juan Guaidó…”. No soy de aquellos que creen que los partidos de la Unidad deben mentir para verse “unidos”, y tampoco es lo que quiero, los líderes de estos partidos tomaron la responsabilidad de construir la unidad y estos sucesos son más prueba de que aún parece faltar bastante para alcanzar el más básico objetivo del compromiso que han asumido. Las elecciones de noviembre Todo esto sucede mientras la oposición se enfrenta a elecciones en noviembre de este año y aquí el desastre es verdaderamente multifacético. Primero, parece obvio que si hay elecciones de gobernadores y alcaldes a unos meses del comienzo de un proceso de negociación político entonces dichas elecciones serán parte de la negociación. Quizás estoy equivocado al pensar que eso sería un punto importante a discutir pero bueno, esto podría excusarse diciendo que las negociaciones no son unilaterales y por ello se requiere que la contraparte también quiera negociar el mismo punto y quizás el chavismo simplemente se opuso. Por esa ausencia de discusión sobre las elecciones aún no quedaba claro al principio de septiembre si la Unidad se iba a medir en la contienda. Ya en agosto se sabía que los partidos de la llamada “Alianza Democrática” estarían participando. Aunque la Alianza carga con grandes dudas considerando que integrantes como Acción Democrática fueron intervenidos por el Tribunal Supremo de Justicia y la Asamblea Nacional Constituyente a mediados del año pasado, situación que persiste a este día. A modo de anécdota, este Acción Democrática intervenido por el TSJ y la ANC recientemente pasó a ocupar la casilla del tarjetón electoral que una vez ocupó la Mesa de la Unidad Democrática en algo que parece sacado de una tragedia griega. Del lado de la Unidad, hay dos controversias que valen la pena mencionar y que se podían resolver de la misma forma. Primero: la contienda entre Carlos Ocariz y David Uzcátegui por la candidatura unitaria a la gobernación de Miranda, y; segundo: la situación de la candidatura a la Alcaldía del Municipio Libertador. Según las declaraciones que dieron ambos Ocariz y Uzcátegui en torno a este conflicto, los políticos habían acordado llevar a cabo cuatro encuestas presentando 12 preguntas al electorado mirandino, el ganador en 7 o más preguntas sería el candidato de la Unidad, suena sencillo. El resultado fue que ambos declararon victoria y ninguno mostró los números. Hasta el día en que se escribe esto, aún no se ha resuelto este problema. La situación en Libertador es quizás más interesante. Roberto Patiño, militante de Primero Justicia y trabajador social por medio de las organizaciones Caracas Mi Convive y Alimenta la Solidaridad, anunció sus aspiraciones a la Alcaldía del Municipio Libertador el pasado mes de agosto con lo cual comenzó formalmente su campaña política como precandidato. Patiño gozó de clara popularidad en Caracas, algo que se evidenció de sus múltiples recorridos por las calles de las urbanizaciones y barrios de la ciudad. Pero sus aspiraciones fueron cortadas (de forma pública) el pasado 11 de septiembre cuando la Unidad anunció a Tomás Guanipa, cofundador y actual Secretario General del partido Primero Justicia, como el candidato unitario a la Alcaldía de Libertador quien tendrá que medirse ante la candidata del PSUV Carmen Meléndez, Ministra de Interior y Justicia y encargada de la Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro en la Cota 905. De inmediato fue visible el descontento. Quizás lo más grave de ambos conflictos es que hubiesen sido evitados de una forma: elecciones primarias. ¿Por qué no hubo primarias? El politólogo Nicmer Evans había asomado la idea en julio de este año, pero al final no se llevaron a cabo elecciones primarias generales entre los partidos de la oposición. Hubo primarias de Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo en seis municipios del Estado Zulia el pasado 19 de septiembre. ¿Pero por qué no Miranda, Caracas o el resto del país? El PSUV tuvo primarias, pero la llamada Unidad Democrática no. Ciertamente las elecciones primarias abiertas del PSUV contaron con problemas e irregularidades, como la violencia e intimidación denunciada por la Comuna El Maizal en el Municipio Simón Planas en el Estado Lara, pero por lo menos pueden decir que las tuvieron. ¿Qué teme la oposición? O más bien, ¿qué teme el liderazgo? Sea cual sea la respuesta, esto solo los hace más débiles. Lo que queda de mes Todo esto y el mes aún no concluye. Queda una segunda ronda de discusiones en México que comenzó el pasado sábado 25 de septiembre, tras un retraso ocurrido el viernes, y cuyo primer punto a discutir es el “Respeto del Estado Constitucional de Derecho”, algo que sin duda hay que debatir pero que no veo progresando muy bien debido a que el texto de la Constitución no favorece mucho a ninguno de los dos “gobiernos” presentes. Ha sido un mes rudo sin duda para los políticos de oposición, pero más allá de eso ha sido difícil para los ciudadanos venezolanos que deben seguir viendo a una oposición desarmada que, en su estado actual, parece ser un obstáculo más en vez de una solución. Luis Gonzalez es un abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), actualmente ejerce el derecho en el sector privado y es fundador y co-editor de The Explorer. Puedes encontrarlo en Twitter en @lagm96.

Sobre la aceptación de medidas extremas

Sobre la aceptación de medidas extremas

El SARS-CoV-2, virus que causa la enfermedad denominada “COVID-19”, ha lanzado al mundo a una catástrofe compartida. Sabemos que cuando el virus comenzó a contagiar a humanos el mundo entero entró en pánico. No sabíamos nada al respecto, China siendo un estado famosamente secretista no era de mucha ayuda, y todos temíamos que el mismo fuese tan mortal que quizás arrasaría con un gran porcentaje de la población mundial. Sabemos ahora que esto no fue, ni será, así. A pesar de ser muy contagiosa y poder resultar en muertes, llevando a aproximadamente 216 millones de contagiados en el mundo y unos 4 millones y medio de fallecimientos según datos de la Organización Mundial de la Salud, no es exactamente el apocalipsis que muchos temían. Ciertamente, para aquellos que fallecieron a causa de la enfermedad, o para los familiares de las víctimas, quizás bien se sienta como el final de sus mundos. Al principio, vimos al mundo cerrarse. Observamos como muchas naciones impusieron medidas rigurosas de restricción sobre las libertades de la población. Incluso, hoy en día, Australia y Nueva Zelanda han vuelto a imponer restricciones extremas, imponiendo multas absurdas a aquellos que osan salir de sus hogares sin contar con una de las excusas aprobadas por el gobierno y obligando a las personas a registrar sus amistades y visitas en un portal web del gobierno local. Muchos apoyaron este tipo de medidas radicales: negocios y escuelas cerradas, tránsito limitado en las calles, toques de queda a partir de cierta hora de la noche, prohibiciones sobre reuniones privadas, etc. Pero siempre existió una minoría que se resistió a tales medidas por diversos motivos… Recientemente, Leoncio Barrios publicó un artículo de opinión en el medio venezolano en línea Efecto Cocuyo titulado “Nueva generación de negacionistas” que trata justamente sobre la resistencia y oposición a las medidas de “seguridad” impuestas por los gobiernos. La pieza es una ridícula generalización que trata de pintar a los que se resisten a los mandamientos gubernamentales como personas que simplemente no creen que el virus existe. Ciertamente existirá un número de personas (quizás elevado) que creen que el virus es meramente una mentira (hasta conozco a una), pero el intento de etiquetar a todos los que disienten de manera tan amplia es que ignora una preocupación central que comparto: es extremadamente preocupante que los gobiernos puedan imponer restricciones graves a las libertades sin enfrentarse a gran resistencia. Entonces, iré paso a paso, comentando lo que me preocupa de este tipo de complacencia. De los errores fácticos Barrios abre la primera sección de su artículo con lo siguiente: “El que los gobiernos fuesen estrictos en las medidas de prevención del virus era imprescindible. No se trataba de democracia o dictadura, sino de poder dar una respuesta sanitaria eficaz, de salvar la economía, la salud de la población.” Que las medidas de prevención radicales hayan sido “imprescindibles” es su opinión, lo que no es mera opinión es la declaración que había que salvar la economía. Ciertamente, hubo un golpe inicial a las economías mundiales e individuales como respuesta de pánico al virus, pero los golpes a los bolsillos (y por ende las neveras) de la gran mayoría no vinieron en diciembre de 2019, ni enero de 2020, vinieron después. El problema aquí es que Barrios ha volteado los hechos y sus consecuencias, presume que las personas sufrieron económicamente por culpa de la enfermedad y no de las restricciones gubernamentales que fueron impuestas sobre el trabajo. Entendiéndose estas restricciones como el cierre de los negocios “no esenciales” y las restricciones sobre el libre tránsito que dificultaron la violación de aquellas primeras restricciones. A modo de ejemplo, consideremos el caso de los Estados Unidos nación que ha mantenido buenos registros públicos en materia económica y de desempleo. El gobernador Mike DeWine de Ohio tomó la decisión de suspender el Arnold Classic el 3 de marzo de 2020 por preocupación sobre el COVID, medida inicial que el Washington Post consideró una guía de respuesta a la crisis en una nota que publicaron el 17 de marzo. El 8 de marzo se anunciaría la decisión de cerrar la primera escuela en Indiana. La Major League Soccer anunció la suspensión de su temporada el 12 de marzo y la Major League Baseball tomó la misma medida el mismo día. El 15 de marzo los Centers for Disease Control (CDC) anunciaron la primera recomendación de evitar reuniones de más de 50 personas. El 13 de marzo el gobernador Brian Kemp de Georgia declaró un estado de emergencia. El 15 de marzo, varios estados incluyendo Illinois y Ohio prohibieron la operación de restaurantes que atienden a clientes en espacios cerrados. El 18 de marzo, California emitió su primera orden de cuarentena a todos en el estado. Desde entonces las restricciones fueron expandiéndose, incluso hoy en día sobreviven muchas. Entonces, ¿cuándo se sufrieron las dificultades económicas? Bueno, Wall Street se enfrentó a algunas dificultades en febrero y marzo, pero la gente común y corriente sintió el impacto cuando quedaron desempleados porque los gobiernos ordenaron a todos a quedarse en casa y a los negocios a cerrar. En abril de 2020, Estados Unidos registró 6 millones de declaraciones de desempleo. Los pagos de seguros de desempleo nacionales alcanzaron los USD 26 mil millones el día 27 de junio de 2020. A lo largo del año pasado, California reportó unos 7 millones de desempleados. Yo soy abogado, yo tengo la suerte y el privilegio de poder trabajar desde mi casa en la computadora con la cual escribo esto. Leoncio Barrios es psicólogo que, según su cuenta de Twitter, atiende consultas por internet. Quizás Barrios ha olvidado que mucha gente no goza de tales privilegios como nosotros. Especialmente, en países como Venezuela. ¿Qué pasa con todos aquellos que tienen que ir a sus trabajos o ser despedidos? ¿Qué pasa con los constructores, carpinteros, taxistas, conserjes, secretarios, mesoneros, asistentes de tiendas y demás que no tienen la opción de quedarse cómodos en casa y vivir así? No creo que a Leoncio Barrios no le importe la gente, creo que simplemente no se le ocurrió pensar en las consecuencias de las medidas que tanto apoya. Es importante señalar que Barrios tampoco parece entender las vacunas contra el COVID-19: “A seis meses de haber comenzado la vacunación contra el covid en el mundo, casi ningún país ha logrado inmunizar al menos al 75 % de la población en riesgo de infección y mientras haya gente sin vacunarse, el virus tendrá donde alojarse y de allí pasar a otra persona vulnerable. Es decir, la epidemia no parará.” El error aquí es creer que las vacunas eliminarán la enfermedad. Sin duda, las vacunas contra el COVID-19 parecen dificultar la contracción del virus, y evitan en gran medida la enfermedad grave, pero no son garantía de eliminación del virus. En vista que Barrios es bastante obediente a las autoridades oficiales, aquí un poco de información al respecto publicada por el CDC. Si la vacuna previniese el contagio de forma total no veríamos situaciones como la de Colorado, donde las infecciones siguen aumentando entre los vacunados. Cuidado, las vacunas sí parecen funcionar, pero su propósito no es aquel que Barrios presume, su propósito es reducir el riesgo de enfermedad grave y muerte. Del hombre de paja y la reverencia a la autoridad A pesar de que el artículo de Barrios trata sobre la efectividad y necesidad de las restricciones extremas de libertades individuales impuestas por los gobiernos mundiales para contener el COVID-19, el título de la pieza (“Nueva generación de negacionistas”) pareciera no tener relevancia alguna con el argumento central, a menos que Barrios vaya a demostrar que los “negacionistas” son aquellos que se oponen a las medidas que él favorece y que supuestamente son muy buenas ideas. Verán, con “negacionistas” Barrios no se refiere a los que disienten de las medidas, no. Barrios se refiere a aquellos que niegan la existencia del virus. A pesar de decir un par de veces que los que se oponen a las restricciones lo hacen por motivos diversos, va y establece la siguiente generalización: “Los grupos o personas que consideran que las medidas de prevención asumidas ante el ataque del SARS-CoV-2 vulneran sus derechos fundamentales, como el de la libre movilización, han protestado. Y su defensa comienza por lo más simple: negar que la epidemia existiera y si existe, que las medidas de prevención que se han tomado sean las adecuadas. Negacionistas se les llama.” Esto es fácilmente lo peor del artículo. Cualquier posible argumento en oposición a sus medidas preferidas es categorizado bajo la etiqueta de “el virus no existe.” El problema con esto es que ignora muchas quejas importantes que presentan serias dudas para la libertad de nuestras sociedades. La primera queja la construí al inicio del presente artículo: la catástrofe económica personal para los menos privilegiados que dependen de sus trabajos presenciales. Barrios menciona que estas medidas extremas son incluso más importantes en países pobres como Venezuela, pero ignora que países como Venezuela son los que más necesitan que su población esté en el trabajo. Pero más allá del argumento económico, ¿debería un gobierno tener tanto poder sobre sus ciudadanos? ¿Deberían los gobernantes poder mandar a cerrar negocios e impedir el libre tránsito porque existe alguna nueva enfermedad? ¿Qué garantiza que este poder no se utilice para el mal? ¿Cómo aseguramos que no se inventen excusas luego para mantener este nivel de control? Hay una sola forma: escepticismo. No le crean ciegamente al gobierno cuando decida restringir sus libertades. No se queden callados ni escondan sus dudas solo porque los “expertos” del Estado han declarado la necesidad de tales decisiones. Dudar de las intenciones y decisiones del gobierno, especialmente de aquellas decisiones que lo ayudan a consolidar poder, es lo que nos ayudará a construir una mejor sociedad para todos. Claramente Leoncio Barrios no opina como yo, él se atreve a exponer sus tendencias autoritarias tecnocráticas al escribir: “Ya yo hice lo que tenía que hacer, ahora es cuestión de la gente, comienzan a decir algunos gobernantes de países ricos. ¡Peligroso! Sin duda, las decisiones de cada quien hay que respetarlas, pero las creencias erradas en salud hay que corregirlas.” Es el equivalente a decir: yo tengo la razón, el que piense distinto debe ser obligado a comportarse como yo quiero porque no hay forma que yo me equivoque. Barrios cree que los gobiernos deberían poder tomar decisiones que vayan en contra de la voluntad de sus ciudadanos cuando la gente está “equivocada”. No entiendo como alguien que vive en Venezuela y haya tenido que lidiar con la arbitrariedad de este régimen puede pensar que los gobernantes deberían poder imponer su voluntad por encima de la de los ciudadanos. Pero bueno, quizás yo seré el único sorprendido. Luis Gonzalez es un abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), actualmente ejerce el derecho en el sector privado y es fundador y co-editor de The Explorer. Puedes encontrarlo en Twitter en @lagm96.

De memorias y pueblos olvidados

De memorias y pueblos olvidados

La posada La Playa cumple con la promesa de su nombre, estando apenas a unos metros del mar en Chichiriviche de la Costa (o Chichirivichi como algunos de sus habitantes nos insistieron). Hace algo de frío en la oscuridad de las 4:40am cuando Johanna Valderramos y Yeremmys Vásquez suelen levantarse para comenzar el día. Yeremmys es nueva a la posada pero le mantiene el paso a los horarios de Johanna sin mayor problema. Es una joven, oriunda de Barquisimeto (o una “guara” como la llaman en la posada), que dejó su ciudad natal buscando empleo para poder mantenerse. Johanna lleva mucho más tiempo viviendo en la costa, tanto así que ha trabajado en todo y es conocida por los habitantes locales. En la posada, ambas se dedican a la cocina pero limpian y mantienen la posada cuando no se les requiere cocinar. Hoy, como todos los demás, será un día largo para ambas, quienes suelen terminar con sus deberes y acostarse a las 11:00pm, para descansar y volver a comenzar. Venezuela es un destino turístico con pocos rivales, gozando de una increíble diversidad de paisajes muy conocida por sus habitantes. Podemos encontrar, en un país relativamente pequeño, ambientes tan variados como los páramos de Mérida, los médanos desérticos de Coro, las junglas a los bordes del río Amazonas, las planicies del llano, los tepuyes de la Sabana y, como olvidar, las playas a lo largo de la costa. Mientras que la industria de servicios turísticos en Venezuela se encuentra gravemente herida por la cada vez más complicada situación económica, es difícil ignorar que las playas aún se llenan de venezolanos buscando un escape momentáneo. Pero, solo porque nuestras playas aún se llenan, no significa que no han sido olvidadas. Olvidadas como la mayoría de las industrias de este país, olvidadas como las promesas incumplidas de este gobierno y gobiernos pasados; y olvidadas, por supuesto, como tantos pueblos en el corazón de nuestro país lejos de Caracas y las costas turísticas. La playa de Chichiriviche de La Costa se llena en los fines de semana feriados. Desde las personas comprando pescado y plátano en el pueblo, hasta los que nadan en el mar y aquellos que suben las rocas a la estatua de la virgen para tomar fotos de la bahía. Pero no me refiero a que nos hemos olvidado de la playa. Hablo del olvido de su historia y la de sus habitantes, no solo por los gobernantes del país sino también por los venezolanos en general. En febrero pasé unos días en Chichiriviche con mi novia, y decidimos tomar la misión de recordar un poco de aquella historia, tal como es contada por sus habitantes. Chichiriviche es casi indescriptiblemente hermoso, cualquier narración de su entorno devolverá, inevitablemente, en una lista de clichés sobre la belleza natural de Venezuela y el contraste con la situación política y económica. El pueblo está ubicado en una cuenca entre dos montañas que se extienden hacia el mar, cortando olas, y resultando en aguas calmadas y claras en un buen día soleado. Nos cuenta Johanna que Chichiriviche es hogar de algunas 1.200 personas, mientras que otras 58 viven en el poblado cercano de San Miguel, el cual se encuentra escondido alto en una montaña y cuyo único acceso es por una carretera que sufre de las pésimas condiciones del olvido. Carretera que los habitantes locales suelen recorrer a pie o, en el mejor de los casos, en moto. Johanna conoce muy bien a Chichiriviche y San Miguel, tras muchos años viviendo en la zona. Cuando Johanna llegó por primera vez, trabajó como jefa de cocina en el Club Oricao y daba clases en la única escuela de San Miguel. Ese viaje diario equivale a 14 kilómetros, la mayoría de los cuales Johanna recorría a pie. A veces contaba con la suerte de conseguir transporte hasta Chichiriviche, pero de ahí hasta la cima de San Miguel debía superar el camino de montaña, rodeado de matas plataneras, hasta llegar a la escuela. Atravesar largas distancias no fue algo novedoso para Johanna, quien ha vivido gran parte de su vida como una nómada moderna. De pueblo en pueblo a lo largo de Venezuela e incluso Brasil. Sus viajes a San Miguel la acercaron a la comunidad local, y también le recordaron las dificultades que deben ser superadas por aquellos que viven allá. Dificultades que van desde contar con la energía necesaria para cocinar e iluminar el hogar en la oscuridad, hasta conseguir asistencia médica básica y contar con alguna forma de seguridad pública. Los servicios médicos llaman la atención en particular, en San Miguel radican en lo inexistente. No hay ambulancias que lleguen hasta allá, y tampoco se cuenta con hospitales locales. A las mujeres que deben dar a luz les espera un largo viaje, muchas recorren la carretera a Chichiriviche desde pueblos cercanos y dan a luz allá, ya sea en el ambulatorio local con la ayuda de enfermeras o en casas de amigos o familiares sin asistencia médica alguna. Algunas, buscando las mejores condiciones posibles, emprenden el viaje de unos 30 kilómetros hasta el hospital más cercano en Catia La Mar. Luis Verastegui, dueño de la posada La Playa, también conoce las durezas de la situación de salud. Además de corroborar las historias de Johanna, el Sr. Verastegui (o Sr. Luis como lo llaman todos) nos comentó que la mayor asistencia médica con la que cuentan los habitantes es del ambulatorio local, que apenas fue construido entre 2000 y 2004. El Sr. Luis ha vivido en Chichiriviche desde 1982, y conoce todo lo que hay por conocer del pueblo. A lo largo del tiempo lo ha visto crecer, pero ha visto este crecimiento estancarse por muchos años sin ver avances reales en la infraestructura local. Sin contar el ambulatorio, el Sr. Luis cuenta que la última mejora que vieron los habitantes fue la carretera que viene desde La Guaira, la cual fue construida en 2008. Como es de esperarse la misma ha caído en desarreglo, llena de huecos, con porciones completamente de tierra y con una parte inundada. Ciertamente la vida en Chichiriviche es bien complicada, pero quizás pueda verse privilegiada en comparación al pueblo vecino de San Miguel, cuyos habitantes deben aguantar las mismas durezas pero lo hacen en la oscuridad. Escondido en una montaña, San Miguel lleva desde 1992 sin luz eléctrica según nos cuentan algunos de los habitantes locales. Para cocinar e iluminar, la gente de San Miguel quema madera y otros materiales naturales como ramas y grama seca. La quema de madera es impresionantemente dañina, no solo para el ambiente dado el impacto que tiene la tala y la polución causada por la quema, sino también para las personas que deben quedar expuestas al humo y abiertas a la posibilidad de incendios que se salgan de control. Sin la ayuda de las autoridades de la gobernación, San Miguel y Chichiriviche han tratado de resolver sus problemas por cuenta propia. Johanna ayudó a recuperar el Consejo Comunal con algunos vecinos, pero el alcance que pueden tener estas soluciones es dolorosamente reducido en comparación con las mejoras necesarias. San Miguel va para 30 años sin luz, ambos pueblos son de difícil acceso y aquellos granjeros que tienen la mala suerte de sufrir un accidente no les queda más que tener fe de que alguien los habrá escuchado. La casa comunal, que habrá sido vista pero ignorada por aquellos que hacen el recorrido desde Caracas hasta Todasana, sigue en absoluta ruina. El último día que pasamos en Chichiriviche, el Sr. Luis nos llevó a conocer a Kurt Brenke Martínez, alguien que conoce el pueblo más que cualquiera. El Sr. Brenke vive a unos metros de la casa comunal, en una vivienda que sirve también como licorería y parece ser uno de los comercios más grandes del pueblo. Nacido en 1928 en Tarma, a unos 5 kilómetros de Carayaca, el Sr. Brenke lleva 57 años viviendo en Chichiriviche. Sus primeras visitas fueron mucho antes de llegar a vivir, a mediados de la década de 1930 cuando el pueblo era una hacienda cafetera privada (supuestamente de la familia Vollmer) y el destino vacacional del Sr. Brenke. Eventualmente, Kurt Brenke se mudaría a Chichiriviche en 1964, llevado a ello por su trabajo en la industria petrolera. Un diploma conmemorando 10 años de servicio, otorgado por Creole Petroleum, aún cuelga en su sala con fecha del 13 de junio de 1964. En aquel entonces, el pueblo era más pequeño, y las numerosas posadas y casas que han sido construidas sobre la playa no existían aún. Eventualmente, su servicio a la industria petrolera culminaría y el Sr. Brenke comenzaría a dedicarse al comercio de licores (explicando su vivienda). Con la compra de un camión Toyota verde el 13 de mayo de 1977, el Sr. Brenke comenzaría su ruta comercial, saliendo cada jueves a las 2:00am, desde Chichiriviche hasta Coche para comprar licores y venderlos en el pueblo. Durante esta época, vivió en la misma casa en la que aún podemos encontrarlo, trabajando con planta eléctrica por 26 años hasta que el servicio de electricidad llegó a Chichiriviche en 1992, año del último intento de traerle electricidad a San Miguel. Hoy, a sus 93 años, el Sr. Brenke pasa sus días en la casa que lo vio llegar al pueblo hace tanto tiempo, y en la cual vivió con su esposa de 62 años, quien lastimosamente falleció en mayo de 2020. Desde que lo visitamos, rara vez pasa un día en que no pienso en el Sr. Brenke, su larga vida, su gran claridad y su impresionante memoria. Rara vez pasa un día en que no pienso en Johanna, Yeremmys, el Sr. Luis y las demás personas llegamos a conocer. Pienso en el olvido en el cual se encuentra el pueblo en el cual viven y como han sido en gran parte ignorados a lo largo de los años. Yo solo conozco estas historias porque casualmente me encontraba en Chichiriviche de vacaciones, no es más que una mera coincidencia de distintos factores. Después del viaje he tratado de averiguar más sobre Chichiriviche, pero es muy difícil encontrar información sobre el pueblo que no sea una breve descripción genérica de su ubicación geográfica en la página web de alguna empresa de turismo. Es un pueblo conocido por muchos pero recordado por pocos. Es un pueblo de gran fama en Venezuela, y fue aquella fama que me llevó a tener curiosidad por él. Así como estas historias y sus personajes son dejados al olvido, vale la pena preguntarse cómo estarán todos los demás pueblos aislados de Venezuela en los que uno casi nunca piensa, aquellos que han sido borrados de la memoria colectiva y que solo pueden ser encontrados en mapas por casualidad, esos pueblos cuya historia es solamente conocida por sus habitantes. Aquellos poblados de Guárico, Apure, Portuguesa y Amazonas cuyos nombres muchos ni conocemos. Sufriendo, no solo de los males típicos que acompañan la vida, pero ahorcados también por la terrible situación en la cual se encuentra la economía y la política venezolana. Desatendidos por cada gobierno, olvidados por aquellos que nunca han visitado y que se encuentran incomunicados viviendo a oscuras, sin internet y sin vías adecuadas para su acceso. No dudo que valga la pena ponerse a pensar en aquellos que han sido olvidados. Nota de edición: Este artículo fue actualizado a las 7:41pm (02/06/2021). Originalmente establecía que Kurt Brenke transportaba licores desde Chichiriviche a Coche, esto ha sido corregido para indicar que el Sr. Brenke viajaba desde Chichiriviche a Coche para adquirir el licor allá y venderlo en Chichiriviche. Fotografías por Joseph Ascanio, puedes encontrar más de su trabajo en Instagram en @joascanio. Luis Gonzalez es un abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), actualmente ejerce el derecho en el sector privado y es fundador y co-editor de The Explorer. Puedes encontrarlo en Twitter en @lagm96.

Las víctimas de violencia sexual no están solas en Venezuela

Las víctimas de violencia sexual no están solas en Venezuela

No han pasado dos semanas desde que las redes sociales venezolanas explotaron con acusaciones y testimonios sobre situaciones de acoso y abuso sexual. Podríamos decir que las recientes denuncias públicas comenzaron con los testimonios presentados sobre Alejandro Sojo en Twitter que fueron luego recolectados y publicados por una cuenta en Instagram. Poco a poco ambas redes sociales se empezaron a llenar de publicaciones de mujeres y hombres que presentaban sus historias de abuso sexual. Uno de los testimonios que más repercusiones tuvo es probablemente aquel presentado por la usuaria anónima “Pía” contra el escritor Willy McKey, quien tras aceptar su responsabilidad, ser rechazado por sus pares y perder sus conexiones laborales se quitó la vida lanzándose desde un 9no piso en Buenos Aires. Para muchos, esta ola de testimonios no habrá sido más que un “evento” o una tendencia en redes sociales. Pero para las víctimas (aquellas que contaron sus experiencias y las que permanecen en silencio) es una realidad con la que deben vivir y lidiar. El camino es duro, y para muchos podrá sentirse como una batalla en la que se encuentran solos. A pesar de los, a veces abrumadores, sentimientos ninguna víctima está sola. No solo por el apoyo que podrán recibir de sus familiares, amigos y personas cercanas, pero también de las organizaciones no gubernamentales (ONGs) que se dedican a la protección y el apoyo de las víctimas de crímenes sexuales. Lo que escribo hoy no será sobre los testimonios de las víctimas, pues ellas conocen sus historias mucho más que yo, tampoco será sobre los abusadores y acusados. En vez, esto será sobre aquellas organizaciones, las cuales se enfrentan actualmente a un contexto social muy complicado por la postura que el gobierno de Nicolás Maduro ha tomado en torno a las ONGs. No es secreto para nadie la gran cantidad de casos de abuso sexual que podemos observar en Caracas, puede ser que a muchos les incomode hablar al respecto, pero juzgando por las reacciones públicas en redes sociales y los medios de comunicación, pareciera que demasiados han sufrido o conocen a alguien que ha sido víctima a manos de otro. Para tratar de entender a mayor profundidad la percepción pública sobre las organizaciones de apoyo y protección a las víctimas de crímenes sexuales, The Explorer realizó una encuesta que distribuyó por medio de sus redes sociales. Las respuestas de los usuarios revelaron algo que habíamos sospechado: una mayoría de las víctimas de crímenes sexuales conocen de la existencia de organizaciones que pueden apoyarlas, sin embargo, no interactúan con ellas. Esto no es un ataque a las ONGs, y menos un ataque a las víctimas. Mi propósito es resaltar que ninguna víctima está sola y que pareciera existir alguna aversión hacia entrar en contacto directo con estas organizaciones. De los respondientes, el 86.7% ha sido víctima de acoso, abuso, o violación. De la totalidad de los respondientes, fue bueno saber que una gran mayoría (el 78.9%) conoce de alguna o varias organizaciones de apoyo y protección, sin embargo, solo el 5.6% ha interactuado de forma directa con una de ellas. Ninguna de las víctimas que respondieron nuestra encuesta ha denunciado lo que les sucedió por la vía formal ante el Ministerio Público, y solo el 53.8% ha contado su experiencia por alguna vía pública, ya sea esta amigos cercanos, familiares o por medio de las redes sociales. Algunas personas nos escribieron para contarnos las razones por las cuales se abstuvieron de realizar una denuncia por cualquiera de las vías: “Por sentir pena, por evitar consecuencias sociales, por saber que no iba a pasar nada”, “Miedo” y “Al principio pensé que lo estaba magnificando en mi mente” fueron unas cuantas de las respuestas que recibimos. Aquel miedo de hablar públicamente sobre una experiencia como lo es el acoso o abuso sexual, la culpa y la sensación que nada pasará aunque se denuncie no parecen ser sentimientos aislados, según me contó Estefanía Reyes, periodista y Coordinadora de Proyecto Mujeres. Proyecto Mujeres es una fundación venezolana establecida en 2015 cuyo objetivo principal es “combatir, desde frentes cotidianos, las desigualdades y estereotipos de género que sufren las niñas y mujeres jóvenes de nuestra región”. Reyes también me indicó que “la violencia basada en género [es] una constante cotidiana para las mujeres y las niñas”, y que en Venezuela es muy difícil que una víctima obtenga justicia debido a la falta de transparencia por parte de las autoridades del Estado. El problema de la transparencia contribuye a que solo una porción muy baja de víctimas denuncien por medio de la vía formal. Algo que resaltó de nuestra interacción por medio de correos electrónicos fueron sus comentarios respecto a las denuncias por vía pública: “Tampoco son tan comunes como mucho[s] podrían pensar. Probablemente, por cada mujer que rompe el silencio, dos o más no se atreven a hablar porque hacerlo conlleva consecuencias que muchas no están preparadas para afrontar”. La búsqueda de apoyo psicológico fue la recomendación principal que me dejó Reyes para las víctimas. Es bien conocido que las personas que buscan asistencia psicológica se enfrentan en gran parte al estigma de hacerlo, aunado a los posibles gastos en los cuales se incurrirá. Pero en Venezuela existen organizaciones como la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (AVESA) quienes cuentan con un servicio que han denominado “Línea Psicoapoyo por Nosotras”. Descrito por AVESA, es un “servicio de ayuda psicológica para víctimas de violencia, para mujeres en riesgo de sufrirla y para familiares y amistades que quieran ayudarlas”. AVESA presta el servicio de forma completamente anónima y a distancia, con el único costo siendo aquel que incurra la persona por razones de gastos telefónicos. (La Línea Psicoapoyo por Nosotras puede ser contactada de martes a sábado, entre 8:00am y 8:00pm por medio del siguiente número: 0424-165-9742) El equipo de AVESA coincidió con Reyes en cuanto a la falta de transparencia presentada por los organismos de seguridad y justicia en Venezuela. En un estudio que la organización llevó a cabo entrevistando a 225 mujeres en noviembre de 2020 en el Distrito Capital y Miranda, encontraron que las razones más comunes por las cuales las víctimas evitan denunciar por la vía formal son: “la desconfianza en estas instituciones… seguida de la apreciación de que el servicio es de baja calidad y que no resolverían el caso, otras mujeres plantean que no conocen el procedimiento”. Así podemos ver por qué nos encontramos a veces con números tan sorprendentes como la estadística de que el 99% de los casos de violencia contra las mujeres no llegan nunca a juicio según el Informe Mujeres al Límite 2017, elaborado por la Coalición Equivalencias en Acción de la cual AVESA forma parte. Una versión actualizada del Informe publicado en 2019 revela que el Estado ha sido bastante consistente en su falta de transparencia, con un punto de interés siendo la falta de congruencia entre las estadísticas de violencia presentadas por las autoridades en comparación con aquellas cifras dadas por organizaciones independientes. Aun así el equipo de AVESA hizo énfasis en que denunciar por la vía formal es importante y que ellos seguirán promoviendo que las víctimas interpongan sus denuncias de manera oficial. Entre las razones citadas para hacerlo se encuentra el hecho que una denuncia vuelve la situación pública y sirve para establecer precedentes legales. Igualmente, presentar una denuncia es el derecho de cada víctima y acudir ante las autoridades reduce el riesgo de que la víctima o sus conocidos decidan hacer “justicia” por cuenta propia, “lo cual puede desencadenar más acciones de violencia innecesaria y que no solucionan el problema estructural en nuestra sociedad”. Por supuesto, las condiciones en las que operan estas organizaciones son muy complicadas, lo cual solamente dificulta el acceso de las víctimas a servicios necesarios que no pueden obtener por medio del Estado. El equipo de AVESA se enfrenta a problemas esperados de Venezuela, como cortes de la electricidad, fallas telefónicas e interrupciones en la conexión a internet, todo lo cual debe ser considerado además del difícil acceso a financiamiento y la “ausencia de espacios de articulación y gestión con instituciones del Estado”. Desafortunadamente, las víctimas y las organizaciones que se dedican a apoyar y protegerlas se enfrentan exactamente a los problemas que esperamos encontrar. Para las víctimas, lidiar con la violencia a la que se han enfrentado siempre será un proceso difícil y a pesar que el contexto nacional de Venezuela pareciera volver todo incluso más complicado, es importante recordar que sí existen personas dispuestas a ayudar. Es importante recordar que nadie está completamente solo, y que hay personas y organizaciones que luchan cada día para asegurar que eso sea así. Las organizaciones no gubernamentales están atravesando una situación particularmente compleja. El arresto de miembros de Azul Positivo en Zulia en el mes de enero, el allanamiento a la sede y la congelación de las cuentas bancarias de Alimenta la Solidaridad y Caracas Mi Convive en noviembre del 2020 y la emisión de la Providencia N° 001-2021 por parte de la Oficina Nacional Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo que servirá de mecanismo de control son ejemplos claros del gobierno temiendo que sus ciudadanos encuentren ayuda en un lugar distinto a los establecidos por el Estado. Por estas y muchas otras razones, es importante que conozcamos más sobre estas organizaciones, sobre la ayuda que prestan y sobre los obstáculos que enfrentan. Expandiendo la visibilidad de estas ONGs, y manteniéndonos al tanto del contexto en el cual operan, podemos en turno ayudar a mantenerlas funcionando y asistiendo cada vez más a aquellas personas que las necesitan. Si necesitas asistencia psicológica o legal puedes ponerte en contacto con la Línea Psicoapoyo por Nosotras: martes a sábado, 8:00am-8:00pm, telf.: 0424-165-9742 Luis Gonzalez es un abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), actualmente ejerce el derecho en el sector privado y es fundador y co-editor de The Explorer. Puedes encontrarlo en Twitter en @lagm96. .

Coming home from the endless war

Coming home from the endless war

On Wednesday April 14th, President Joe Biden announced that he had set a firm, non-conditional deadline to withdraw troops from Afghanistan. He made the announcement standing in the White House Treaty Room, which is where President George Bush stood and informed the nation of the start of the war back in October, 2001. Biden’s deadline for leaving Afghanistan is September 11th, 2021, on the 20th anniversary of the 9/11 terrorist attacks. This is something I’m sure he regards as “symbolic” or “poetic” but frankly strikes me as another terrible just-for-show decision. I highly doubt September 11th is the earliest we can leave, the date was just picked because it was meaningful, but that really worth extending our stay? Is it really worth risking the lives of more American servicemen and women? The answer is no, it really isn’t, but those who sit thousands of miles away from combat in the safety of their homes will find defending the idea of staying easier than those who have to deal with the consequences of war. But, just because it’s easy for them to make these arguments, doesn’t mean that the arguments themselves don’t hold some valid points… but we’ll get to that. While Biden’s decision to leave, and the setting of a non-conditional date to do so, are admirable steps forward, he’ll doubtlessly face a lot of resistance from the American foreign policy establishment who would have to admit that the war is a failure and even from members of his own cabinet who have a financial interest in the war continuing forever. Why leave? The war in Afghanistan can only really be remembered as a tragic failure. Not just because of the 2,400 Americans we lost, the over 100,000 Afghans who lost their lives, or its $2 trillion price tag, but also because it served as a pretext for the expansion of the security state at the domestic level. These factors, a result of the incredibly confused and ever-changing American strategy for the war, have weighed on past administrations as calls from the public to end the war have become louder. There hasn’t been much progress to show for the last 20 years of military engagement. America’s failure to have a clear plan and stick to it lead to a growing mission-scope, which only contributed to more violence in Afghanistan, incredible levels of corruption, and an active drug trade courtesy of the disastrous conditions in the world’s largest opium producer. The status quo has been terrible for everyone on the ground, except maybe for corrupt officials who have flooded their pockets with American money, but yet foreign forces have remained. While the excuses for being engaged on the ground have been many and they seem to switch every few years, the longest standing one is that to ensure the Taliban don’t topple the current Afghan government our troops must remain until the government is prepared enough to take care of itself and its people. That if the Taliban were to come back to power they would pose a renewed threat to America and her interests. So, with the Taliban posing such an existential threat to the current government in Kabul and a possible threat to Americans, how is it even conceivable that the last 20 years of investment and preparation have not been enough to have some confidence the Afghan government will remain standing once we leave? Well, in part it’s because the higher-ups in charge of US strategy did a piss-poor job of achieving their objectives. They didn’t understand Afghanistan, let alone how to fix its problems. This is painfully obvious when reading through many of the Special Inspector General for Afghanistan Reconstruction’s (SIGAR) interviews with officials who were there and even with those who lead the war effort. These interviews, and many other important documents, were finally made public in 2019 after a petition by the Washington Post, and through them we have a window into US-decision making when facing the conflict. As well as a clear view of how many of the problems that weighed down on America’s involvement were clear and obvious to those in charge but they just didn’t know how to solve them. Back in December of 2020, as the Trump administration came to a close, I went through these papers and wrote a brief history of the conflict and many of the issues that surfaced throughout US involvement, which you can find here. Weren’t we already leaving? Well, kind of. Back in February of 2020, the Donald Trump administration negotiated an agreement with the Taliban. In that agreement, the two parties (just two because the Afghan government was not included) committed to a number of promises. On the one hand, America committed to removing their troops by May 1st, 2021, while the Taliban promised to end attacks on foreign troops, commence talks with the Afghan government, and to make a commitment to stopping the operation of terrorist groups within their controlled territory. But just shortly after the deal was signed, the Taliban and Afghan government went back to attacking each other rather than entering talks. As time has gone on, tensions have only continued rising, and the Taliban and Kabul are no closer to establishing peace. This means that the conditions of Trump’s deal haven’t been met by the Taliban, and therefore the US doesn’t need to leave as per the provisions of that agreement. This is why Biden’s declaration of a condition-less withdrawal is so important. It means there can’t be any excuses to continue fighting, as soon as the date rolls around, America leaves. But there could still be a catch… At the end of March, the Taliban threatened to attack foreign troops if they stayed in the country past the May 1st deadline, which is now a certainty considering what Joe Biden has announced. If the Taliban keep their word and decide to carry out these attacks, it could serve as ammo for those who oppose a withdrawal from Afghanistan. The opposition to leaving I said at the start that we’d get to the arguments in favor of staying, and so, here we are. There are many shady interests who wish the never-ending war continues, but not everyone who wants the US to stay is a bloodthirsty war-monger. So, let’s take a look at some of the problems and opposition that Biden may encounter on his path towards ending the war for good. His cabinet When Biden announced most of his cabinet picks, a lot of media outlets like Vogue happily announced “the adults are back”, in reference to the cumulative and individual experience of each of the members. But experience in what, exactly? There are three particularly interesting characters that may play against ending the war. These are Secretary of State Antony Blinken, Defense Secretary Lloyd Austin, and Director of National Intelligence Avril Haines. Antony Blinken served as Deputy National Security Adviser and later Deputy Secretary of State under President Obama, during his time there Blinken helped craft Afghanistan and Ukraine policy and would also support the military intervention in Lybia, Syria and America’s assistance to Saudi Arabia for the war in Yemen. After leaving public office, Blinken co-founded WestExec Advisors, a private consulting firm that describes itself using impossible-to-understand, meaningless corporate speak, but actually just works to try and ensure that private companies (and weapons-tech developers) can get nice and close to government entities and secure lucrative contracts. Funnily enough, if you visit WestExec’s website today you won’t find Blinken listed as a co-founder, but if you travel back in time to an archived version of it from 2018 you definitely will. Isn’t that odd? Defense Secretary Lloyd Austin served as the head of US Central Command under President Obama, where he helped form America’s strategy towards the conflict with ISIL and US operations in Syria. After retirement, Austin entered the private sector where he partnered Antony Blinken at Pine Island Capital Partners, an investment firm that just a few months ago went on a “buying spree of small military contractors”. But even more worrying than that, Austin served on the board of directors of Raytheon Technologies, one of the world’s biggest weapons manufacturers. In the world of the legal corruption that is the revolving door everyone knows that if you treat companies right you might just land yourself a profitable deal like the ones Austin managed to work his way into. Such closeness to the defense industry should worry anyone trying to stop a war. Now, I know that the Director of National Intelligence (DNI) isn’t strictly a cabinet spot, but it’s in the upper echelon of government for sure. The current DNI, Avril Haines, is another interesting character. Some of Haines’ prior experience in government saw her working as the Deputy Director of the CIA, where she sure made a name for herself for some very interesting reasons. Under John Brennan, Haines would be in charge of redacting the Senate’s report on torture tactics employed by the CIA after the September, 2001 terrorist attacks. Haines cut the report from 6,700 pages to just 525. She would also be in charge of disciplining CIA agents who hacked into Senate computers during research for the report – where she decided that no action was necessary. And, of course, Haines famously worked on drafting the guidelines for the use of drones to target individuals suspected of terrorism. Avril Haines was also part of WestExec, which seems to be a sort of training ground for Biden’s team members at this point considering Jen Psaki and Ely Ratner also worked there. But besides the clear financial interest and questionable interventionist tendencies these people have, there are also those who have legitimate reasons for wanting extended US presence in Afghanistan. Some reasons to stay The Taliban were in power in Afghanistan from 1996 to 2001 when they were toppled by the US-led military intervention. While Afghanistan faces many challenges today, be they economic, political or social in nature, it cannot be ignored that life under the Taliban was impressively oppressive, especially when it comes to the conditions women faced. Under Taliban rule, women were not allowed to leave the home unless escorted by a male family member, women could not work outside of the home, women couldn’t attend school, and they obviously couldn’t hold public office. Back in 2020, Sirajjudin Haqqani, deputy leader of the Taliban, published an op-ed in the New York Times where he argued that Afghans were tired of fighting and that once foreign forces left, the Taliban would work with all factions to achieve equal rights for everyone… and then he said that women would be granted all rights under Islam. All rights under Islam, not “equal rights”, just those that Islam affords to women. Which, as Heather Barr points out, is something the Taliban would say women already had back when they were in power. The road ahead The truth of things is that even peace, the goal of withdrawing foreign forces, may not be a sure thing for Afghans, considering that the Taliban keeps talking about their eventual return to power. Even so, this shouldn’t be an excuse to keep foreign forces stationed in the country any further. It’s been too long, what the coalition couldn’t achieve in 20 years will not be achieved in a few more. Some will argue that leaving Afghanistan is equal to abandoning our allies and all the people who don’t just have the choice to leave. While this is terribly unfortunate, what choice does the US really have? Why should it stay if 20 years have not been enough to help Afghanistan? Is America supposed to just remain in the country forever? Endless war? Should America do this anywhere people suffer? What next, Congo, Myanmar and Pakistan? The answer to me is very clearly no, America shouldn’t be fighting wars away from home that only endanger its own people and the people of the targeted nation. And while it seems that this decision to leave by September 11 is a good one, it’ll face pushback from the inside. If Taliban forces keep their word and attack foreign troops past the May 1st deadline, then who knows what could happen. America needs to leave, and make sure that it doesn’t allow any excuses to go back. It’s past time to come home. Luis Gonzalez is a lawyer from Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela) currently working in private practice and is founder and co-editor of The Explorer. You can find him on Twitter at @lagm96.

Female leadership: A role model to follow

Female leadership: A role model to follow

The year 2020 has brought multiple changes in government administrations and corporate enterprises. One that may not be so evident has arisen in terms of leadership. The main focus of this article is to explore the contributions and impact of female leadership in the handling of the Covid-19 crisis in nations and companies led by this stratum. The COVID-19 pandemic has demonstrated the ability of female leadership to effectively respond to the enormous and complex challenges a situation of this magnitude brings. During times of uncertainty and angst, the world needs strong leaders. Humanity keeps facing one of the most acute crises in the last years. The lack of trust in media, public institutions, companies, and government leaders has been a determining factor in finding solutions to the impact on society. Most countries with a strong, timely, different, and positive response in the handling of the COVID-19 crisis and its consequences, are led by women. A study carried out in Great Britain, with data from 194 countries, revealed the mortality and infection rates registered in the first three months of the pandemic were much lower in countries led by the female gender. It is worth mentioning that only 7% of the world’s leaders are women. (The same figure of women who lead Fortune 500 companies). Female leadership is the perfect example of how results can be obtained by emotionally connecting with people, showing empathy and humility, and how responsibility in following regulations and guidelines, leads to confidence and quickness in decision making. Business leaders of the future must be an inspiration, they must be wary, cautious, and adopt a new radical playbook, that motivates and boosts companies and their members to be more innovative and resilient to volatile situations. Resilience is not a luxury, nor is it unreachable. It is the fundamental base to lead on through changes and difficult transitions. Humility is one of the most important traits when defining the characteristics of good leadership. For example, although young adults and children are not part of the voting stratus, Erna Solberg, prime minister of Norway, took the time to speak to them directly and leave politics aside. It resulted in a smart strategy because one day that sector of society will become a new generation of voters. Women tend to be more motivated by the love and care of their people. We can’t stop the coronavirus pandemic or any other crisis that arises in the future without trust nor global solidarity. Every crisis is an opportunity. Especially in politics, those who share their personal experience and emotionally connect with audiences can win a great deal more than those who do not. In the first weeks of the virus, the prime minister of New Zealand, Jacinda Ardern made a Facebook Live Event to inform citizens and answer their questions. During the live transmission, Ardern could be seen with an honest communication approach regarding her family situation and reality. She showed herself as an authentic leader, eliminating personal and professional barriers. Another example of positive female leadership is Angela Merkel, Chancellor of Germany. Her main focus in communication has always been to maintain strictly faithful to facts, data, and information of trustworthy medical advisors; leading the country Ito reduce the mortality rate due to the virus by an important figure. Honesty and transparency have always been and keep being her main pillars. Tacking efficient and quick actions is a quality not every leader possesses, especially during stress and uncertainty periods. Taiwan’s president, Tsai Ing-wen, is probably one of the best-prepared leaders to address a crisis of this magnitude. Before the coronavirus pandemic, Taiwan was affected by the SARS outbreak, in which a contention plan was designed, very similar to the one applied to control the COVID-19 outbreak (tracking, quarantine, and mask use). Likewise, Taiwan already had part of the hospital and medical infrastructure necessary to face this kind of crisis. That is why Taiwan is one of the countries with the lowest coronavirus mortality rate in the world, despite its proximity to the Wuhan district in China (the location where the virus originated). Female leadership is usually different in style and tone when compared to male leadership. In various surveys from Harvard Business Review, women were better qualified in 13 of 19 leadership abilities. The best-qualified aptitudes were: communication, collaboration, and engagement. Female leaders are generally more conscious of their fears, well-being, and trust their plans. Those who promote and show honesty and integrity as main values, who express empathy and understand the stress, anxiety and frustration people usually feel in complex times obtain better results. Women leaders have been characterized for leaving aside competition and pride in times of crisis and creating innovative solutions to help address complex challenges. There can be multiple ways to produce good results with an infinity of strategies, but with consistent communication and planning as the heart of every strategy, good results are sure to come. In this type of crisis, more than one leader or spokesperson can arise, and if they do not follow the same path; confusion can be expected. Isabella Miralles is a social communicator from Universidad Catolica Andres Bello (Caracas, Venezuela), as well as an advisor of strategic and corporate communications. You can find her on Twitter at @isaMiralles and on Medium at isaMiralles.

Films about real people

Films about real people

At the end of 2014, film writer and director Mike Leigh found himself at The Criterion Collection’s headquarters talking about movies while going over a few DVDs that were there. The first disc he picked out was a copy of Vittorio De Sica’s Bicycle Thieves and mentioned how, when he was young, he didn’t know that “films that were about the real world existed”. I hadn’t seen Bicycle Thieves at that moment, but something about what Leigh had said stuck with me. Sure, like most people, I enjoy well-made movies with logical plots that feature proper characters instead of cardboard cutouts, but when Leigh said what he said I couldn’t help thinking of two very specific films I love, and wondering if this Italian movie from 1948 would be anything like. The films I’m reminded of, Taste of Cherry and Children of Men, have left quite the impression on me and my view of cinema as a whole. I’ve now seen Bicycle Thieves a few times, and it finds itself permanently connected to Abbas Kiarostami’s Taste of Cherry and Alfonso Cuarón’s Children of Men in my mind as some sort of independent sub-genre. All three films are very different, Taste of Cherry is about a middle-aged Iranian man who drives around the outskirts of Tehran looking for someone who will help bury him after he commits suicide, a decision he says has already been thought out and taken, while Children of Men is about the collapse of society in 2027 after no children have been born for around twenty years. Taste of Cherry is slow-paced, and my feeling of it being about “real people” comes mostly from the powerfully-written, sober conversations shared between the film’s protagonist and each of the people he picks up along the way to his suicide attempt. In Children of Men the feeling comes mostly from Cuarón’s “wandering camera”. His signature-style, found across all of his films be it Roma, Y Tu Mamá También or Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, features a camera straying off from the main action to the rear corners of a bar, an apartment complex being dismantled and even an empty room as an answering machine’s recording plays to show us that this is indeed a real place lived in by real people in the real world. One feels as if we’ve suddenly been pulled into a documentary, and not in the way that more recent films such as Moonlight and Nomadland have, which is to shoot conversations almost exclusively in close ups while employing a handheld camera. So how does Bicycle Thieves do it? If I had to answer, and I should seeing as I posed the question, I’d say that it does so through the little details told passively in its narrative. Bicycle Thieves takes place in Rome and its outskirts in 1948, and follows the story of Antonio Ricci and his (around) 9 year old son Bruno over the course of three days. Antonio, like many men his age in post-war Rome, finds himself unemployed, until he gets lucky one day and a job opens up posting advertising bills all over Rome. There’s a catch though, the job requires he owns and uses his own bicycle for it. Antonio has a bike, but it’s been pawned off in order to pay the bills. To get it back, Antonio’s wife Maria decides to pawn the bed linens which gives them just enough cash to redeem the bike. With his spirit lifted high by this bout of good luck, Antonio heads off to work, dropping Bruno off at the gas station where he works as an assistant. But just a bit into his first day, Antonio’s bike is stolen by a man while his associates distract him allowing the thief to get away. The rest of the film is centered on the search for the bike all over Rome. The first big detail that jumps out at me whenever I watch the film is the first scene outside of the employment office. A worker from the office is crowded by men as he calls out the names of the people who have had job offers, but when he calls Antonio’s name it turns out he’s not there like everyone else. Antonio is revealed to be sitting on the other side of the road across from the employment office. The film goes on to show that Antonio’s not the sort of person to live with his head in the clouds, so what we’re seeing isn’t someone who doesn’t pay attention, instead we’re seeing a dejected man who’s probably used to being let down every day outside the employment office. This may be our first day here, but it sure isn’t his. There’s never a line to draw attention to this either, Antonio never goes “Oh boy, I sure didn’t expect a job after coming here all these days in a row”, we’re informed of this situation subtly through his actions and reactions. This level of attention to more passive storytelling is present throughout all of the movie, like a moment in Piazza Vittorio when our protagonists believe they’ve spotted the frame of their missing bike being repainted by a stand owner. They never accuse the stand owner of robbery, and he never outright replies that he’s not a fan of being called a criminal, instead we see it happen, we see how they feel based on how they react. We’re also informed that this probably isn’t the first time they’re indirectly accused in this manner, judging from the owner’s wife’s furious intervention in the conversation. These are real people trying to make it by, trying to minimize their losses in life amidst the oppressive economic circumstances that their country has to endure at such a trying time in its history. There are never any on-the-nose speeches about the themes of the film, nor do characters just slip into monologues about how they feel instead of showing us. No, we get a real story about real people. One final thing about the film, the level of technical competence is admirable, there are many scenes that require an absolutely perfect level of coordination of many actors like their visit to Piazza Vittorio, the rain-soaked scene at Porta Portese and the end climax moment just as people exit a stadium after a football match between Modena and A.S. Roma. The audio has of course aged a bit, but beyond that, the acting, writing, directing and the sheer quality of the storytelling make this film a timeless classic, much like Citizen Kane or Ikiru, there are moments when you genuinely go “wow, this movie could’ve come out yesterday”. Bicycle Thieves is beyond impressive, not just because of the actors’ incredible talent or the precise and subtle direction, but also due to its delicate handling of some of life’s more unfair aspects. It serves as a window into a very specific moment in time, while still remaining universal, a simple story, told simply to very powerful effect. I think of it at least a few times a week, and I don’t really see that changing any time soon. There are so many more things I want to say about Bicycle Thieves, but I refuse to spoil it any further for those who might’ve taken an interest in reading this but haven’t yet seen it. I urge you to go check it out for yourself. Luis Gonzalez is a lawyer from Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela) currently working in private practice and is founder and co-editor of The Explorer. You can find him on Twitter at @lagm96.

So what now? Joe Biden's challenges

So what now? Joe Biden's challenges

It’s easy to look at present-day issues that trouble us and think like they’re the worst they’ve ever been, this tends to happen when we lack historical context. A one-term President who was voted out feels like a dictator, to others racism seems like it’s worse than 50 years ago, and a privately-owned, financially-thriving news outlet believes it barely survived after some of its most successful years. We’re all guilty of catastrophizing modern problems at some point or another, but this bleak, extremely-polarized outlook seems stronger today than ever in recent memory. What’s worse is that it seems like we’re all doing it. There’s a flip side of course. With President Joe Biden’s inauguration, traditionally left-leaning media outlets have decided to go home and cover the news in four years when the next election comes up. A CNN political analyst fell into straight adoration of the new administration when he spoke of the Washington, DC COVID memorial’s lights reflecting to look like Biden’s arms embracing the nation, a comment which Glenn Greenwald rightly compared to something straight out of North Korean state television. The flip side being that to the people who see things as apocalyptic, they also paradoxically seem to believe that we’re finally on the right track to solve every problem, with a new president, a new House, and a new Senate. Everyone will most likely get carried away by one of the recent currents. Either thinking that Biden’s election and inauguration is the end of the world or believing that Biden’s uniquely suited to bringing about wide-sweeping change that will right every wrong. But if we take a step back for a moment, it’s pretty clear that this sort of doomsday/messianic thinking isn’t very rooted in reality. So it’s worth asking, in the current toxic discourse, what are some of the big issues Biden will have to face? How will he deal with them? And what will #Unity look like? Incoming unity? “Unity” is the buzzword of the year on the Democratic side of the aisle, well, that and “empathy”. But in all honesty, unity is definitely something we’re in dire need of right now. The big problem is that no one seems rather committed to the idea if they have to sacrifice anything to attain it. Ever since winning the elections, the Democratic Party establishment and its elites had an amazing chance to bring the country together, instead, they’ve made every choice they could’ve made to ensure that Republicans feel like their worst worries and wildest conspiracy theories were actually right. In an insane way to kick off the year, Google, Apple and Amazon all united in the destruction of Parler, a social media alternative to Twitter that tended to host a lot of people with political opinions that wouldn’t sit well with Jack Dorsey’s ethics committee. For years people have been worried about the massive power that these tech giants wield, now, they crushed an app that had become the most downloaded app on Google’s store just days before its death. Parler’s annihilation in just a day should worry anyone who believes in free markets or freedom in general, regardless of how one could feel about the app’s users and their politics. If you want to find distasteful individuals just go on Twitter or Facebook, it won’t take long to find accounts dedicated to glorifying self-harm. But this show of force by Silicon Valley, an attempt to appease the incoming government, was just one of the actions taken recently that tried to find justification in the January 6th Capitol Riot. Anand Giridharadas, a contributor for MSNBC and Time, took a minute on January 22nd to call for the outlawing of Fox News for spreading “falsehoods”. It doesn’t matter what you think of Fox News, to call on the government to restrict speech you don’t like is authoritarian in nature and can only end up backfiring, a member of the media should know that. A writer called Don Winslow made and shared a video that’s been seen by over 4 million people where he basically says that our enemies are everywhere, hidden in every corner, they could even be our teachers or cops! Winslow then goes on to propose we should spy on our neighbors and denounce them to the authorities as terrorists for thinking or saying the wrong things. Beyond people like Giridharadas and Winslow taking an opportunity to lay bare their inner totalitarianism, others have gone on to suggest we take action against Capitol Rioters, which I agree with, but how far should we go? Domestic terrorism A few outlets online have published opinion pieces or articles about the Capitol Riots and the threat of domestic terrorism (like Winslow), but one of Biden’s greatest tests will come not from those seeking to restore Trump to the Presidency, but from the people who are trying to take advantage of this moment to expand the power of the state. Moments of crisis always serve as fantastic opportunities to grant dangerous powers to a few individuals, just look at what happened after the 9/11 terrorist attacks, not just in Afghanistan and Iraq, but at home with the expansion of the security state that Edward Snowden risked his freedom to expose. Any move to grow the government’s power to spy on and detain citizens should be looked at under the greatest of magnifying glasses with the utmost care, especially when words as political as terrorism are used. “Terrorism” is an inherently loose term, after all, there’s a reason that “one man’s terrorist is another man’s freedom fighter” is such a popular phrase of wisdom. In fact, the United Nations doesn’t have a universally-accepted definition of terrorism, in part due to the risk of politicizing the term to mean people the government doesn’t like. Back in May of 2020, Donald Trump’s move to label ANTIFA as a domestic terrorist organization was met with backlash and suspicion, such should be the reaction now, especially in light of Representatives Brad Schneider, Jerry Nadler and others moving to pass a new Domestic Terrorism Prevention Act. If someone tells you that the only way to protect our freedom is to expand the state’s power to spy on its citizens based on political ideology then that person has no interest in protecting our freedom. What’s worse is that those pushing for authoritarianism aren’t motivated by the desire of financial gain. They can’t be satisfied because they don’t see themselves as oppressors, but rather as liberators who have come to protect us from ourselves by dictating what opinions can be voiced, who you can vote for, and how you can act. The tough road ahead Joe Biden has the same task Donald Trump had back in January of 2017, to heal a divided nation. Trump was incapable of doing that, and only ended up heavily contributing to the vitriol. To be honest, I don’t think Biden has it in him either. But that doesn’t mean we shouldn’t wish him well, if healing the nation is truly his intention. We should be mad at the political duopoly that holds the reins of the nation’s future in its hands for giving us such terrible choices this election cycle. The President will face pressure from all sides, from his own cabinet that literally embodies the legal corruption of the revolving-door, to the extremists who think ever supporting Trump should be a crime, to those who think Biden stole the election and will lead the nation down the road to communism. It can look like we’re all just surrounded by extremes, but if we look carefully there is a center. Not a political center, but rather people looking to put aside differences and try to right the current state of American politics which has us down a spiraling road of catastrophizing. If people as politically diverse as Douglas Murray, Sam Harris, Rashida Tlaib, Andrew Sullivan, Bari Weiss, Justin Amash and Bernie Sanders can all find agreement on critical issues, then surely the rest of us can too. That process of finding agreement, of coming together in true unity, can’t be left up to Biden alone, nor can we hand that task to any politicians, commentators, journalists or celebrities. We must all make efforts and sacrifices. We must make the effort to hear people out, rather than immediately judging them to be the worst extreme we can think of. Only open minds and hearts will lead us to a better place. Democracy is a slow slog, there are no overnight solutions, I hope Joe Biden can see that and resist the urge to ostracize those who think differently and appease the loudest among the crowd. I admit I don’t have much faith, but I do wish I’m wrong on that, we could all sure use some responsible people in power right now.

El miedo a la libertad

El miedo a la libertad

En 1843, explorando la idea de la “ansiedad”, Søren Kierkegaard señalaba en su libro “O lo uno o lo otro” como la sensación nos tiende a afectar más cuando nos encontramos en una encrucijada entre distintas opciones. El segundo libro del filósofo danés utiliza un ejemplo interesante para demostrar la sensación del temor/ansiedad, el lector debe básicamente imaginar estar parado al borde del techo de un edificio alto. Al principio sentirá el miedo de caer al vacío, pero igualmente sentirá algo mucho más aterrorizante: las ganas de lanzarse. El temor causado por ese conflicto de pensamientos es lo que Kierkegaard veía como el “mareo de la libertad”. Le tenemos un miedo primitivo a la libertad al reconocer que, si quisiéramos, podríamos saltar. El mismo miedo se presenta incluso en decisiones menos impactantes que aquella entre la vida y la muerte, ya sea cuando debamos elegir qué estudiar en la universidad, o si cambiarnos de trabajo, o si terminar nuestras relaciones amorosas. Ese miedo de saber que podemos elegir y somos responsables de esas decisiones, se ve también a la hora de votar. La democracia y la libertad son conceptos necesariamente atados, después de todo, si en una elección democrática el pueblo elige suprimir la posibilidad de escoger a sus gobernantes entonces se han perdido ambas. Pero en esencia son ideas, más allá de que la democracia también sea un sistema de gobierno. Para que una nación pueda ser democrática su gente debe serlo también, pero no en el sentido de estar a favor de elegir a sus gobernantes por medio del voto, sino de ser democráticos de mente. La libertad es una forma de ver el mundo, algo que John Stuart Mill ilustró muy bien hace ya 162 años en “Sobre la libertad”, una de las obras fundamentales del liberalismo. Los miembros de la sociedad deben estar dispuestos a ser libres, y como señalaba Kierkegaard, eso no es una tarea fácil. Al tomar decisiones debemos aceptar que nos tocará vivir con las consecuencias, reconocer que los demás también son humanos y también quieren vivir sus vidas a su manera, lo cual implica a su vez más decisiones y consecuencias que no podremos siempre controlar. Aquellos que queramos la libertad debemos estar dispuestos a escuchar ideas con las que no concordemos, a respetar la ciencia incluso si las conclusiones resultan de vez en cuando incómodas o distintas a lo que pensábamos, reconocer que las personas tienen el derecho de publicar libros que vayan en contra de la corriente popular o que algunos le rezarán a dioses distintos o quizás a ninguno. Debemos también estar dispuestos a aceptar que a veces los resultados de las elecciones no saldrán como queremos… Reconozco que no es fácil, pero las cosas que valen la pena rara vez lo son. El precio de la libertad es alto, eso queda claro si contamos cuantas democracias exitosas hay o cuando hablamos de cuan longevas fueron las que fracasaron. Da miedo vivir así, para muchos será paralizante, pero solo por eso no creo que debamos rendirnos. El temor por quién elegimos al poder, quién tiene mayoría en la legislatura, de qué corriente ideológica son los jueces que se sientan en el más alto tribunal llevará a muchos a desear que ojalá la sociedad no fuese tan libre. Muchos comenzarán a culpar la libertad democrática cuando en nuestra sociedad tomen fuerza corrientes ideológicas que hemos visto en el pasado y cuyos resultados han sido dañinos. Quizás gente realmente vil llegue al poder a través del voto y hagan de nuestra vida un infierno. ¿Por qué no nombramos a un defensor que nos proteja a toda costa de aquellas fuerzas? Las dictaduras se vuelven muy atractivas. En 1951, Eric Hoffer publicó un libro llamado “El fiel creyente”, en él Hoffer comenta sobre como los movimientos sociales en masa crecen y se expanden. Una observación clave del autor es que dichos movimientos están normalmente formados por personas que sienten que sus vidas están fuera de su control y, por ende, necesitan que alguien más ponga orden por ellos. Son personas que deciden desligarse de su responsabilidad individual de forma completa y responsabilizar al colectivo. Es claro que los humanos no pueden controlar todas las fuerzas que los influyen, pero tomar la postura que los demás son los responsables de toda miseria y, en consecuencia, necesitamos a un mesías que nos salve solo nos coloca en el riesgo de entregarnos de lleno a un culto religioso o a un dictador. En años recientes hemos visto aquella posición tomar mucha fuerza en Estados Unidos, y desafortunadamente no ha ocurrido en solo uno de los bandos ideológicos. La derecha y la izquierda se han radicalizado sin precedentes en aquella nación, y ambos creen que el otro es el radical y que ellos son los que llevan la autoridad moral del asunto y por tanto están del lado correcto de la historia. Ya sea proclamar a todos los blancos racistas, como ha hecho Robin Di Angelo, justificar la destrucción de vidas como lo han hecho las charlatanes Vicky Osterweil y Nicole Hannah-Jones o literalmente intentar destruir la institucionalidad democrática porque sientes que debiste ganar las elecciones como intentó el pasado 6 de enero el Presidente Donald Trump al presionar a Mike Pence para que lo proclamase como ganador. Las cosas se están saliendo de control, y Estados Unidos se ha vuelto tierra fértil para el auge de un dictador. Estados Unidos es una anomalía, una democracia y cuna de la libertad intelectual mundial desde su fundación en 1776, y que ahora se encuentra en un momento por el cual pasarán todas las democracias eventualmente. Una locura populista donde es bien difícil tener una conversación seria y de buena fe sin ser calificado de “fascista” o “comunista”. El camino que se tiene por delante es complicado y prever el resultado es casi imposible, pero el objetivo debe ser seguir luchando para que sobrevivan las libertades básicas que antes tanto se atesoraban. El precio de la libertad es alto, ojalá haya suficientes personas dispuestas a pagarlo. Luis Gonzalez es un abogado graduado en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela), actualmente ejerce el derecho en el sector privado y es fundador y co-editor de The Explorer. Puedes encontrarlo en Twitter en @lagm96.