Las consecuencias políticas de revocar Roe v. Wade

Se ha filtrado un borrador inicial de una opinión mayoritaria donde parece que la Corte Suprema de Justicia de Estados unidos revocará el precedente legal Roe v. Wade. Muchos Republicanos podrán estar celebrando, pero dudo que las consecuencias políticas de esto les sean favorables.

 

La fachada central del edificio sede de la Corte Suprema de Justicia. (Michael Reynolds/Shutterstock)

Ayer, lunes 2 de mayo de 2022, el medio de noticias Politico publicó un artículo en el cual informaron que habían recibido una copia de un borrador inicial de una opinión mayoritaria de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos referente al caso Roe v. Wade. Escrito por Samuel Alito, Juez Asociado de la Corte nominado por el Presidente George W. Bush en 2005, el borrador de opinión es una crítica fuerte a la decisión Roe que, en 1973, estableció el precedente legal según el cual el aborto es un derecho federalmente protegido en Estados Unidos.


La crítica, que se extiende por 68 páginas, contiene el argumento central que Roe es una decisión legal mal fundamentada desde el inicio y su existencia como precedente legal ha sido un “error grave” por lo que debe ser revocada.


Yo no estudié derecho en Estados Unidos, por aquella razón no pretenderé conocer las complejidades del derecho constitucional de aquella nación. En vez, me dedicaré a revisar cuáles serían las posibles consecuencias políticas que podrían surgir a raíz de la adopción de esta decisión por parte de la Corte y en vista de las próximas elecciones legislativas y gubernamentales en noviembre de este mismo año.



Roe v. Wade, impacto y propósito


Es difícil exagerar lo monumental que fue la decisión de la Corte en el caso Roe. La decisión, publicada el 22 de enero de 1973, es probablemente el precedente legal más famoso en Estados Unidos, lo cual es un buen argumento para decir que es el más famoso del mundo, solamente comparable con Brown v. Board of Education por medio del cual la Corte estableció que la segregación racial escolar era inconstitucional.


En el caso de Roe, la Corte debía preguntarse si, en la Constitución, existía alguna protección al derecho de abortar. De existir un fundamento constitucional, el derecho debía ser protegido federalmente, de no existirlo, entonces no era problema alguno del gobierno federal. Sin embargo, la Corte fundamentó su razonamiento en el derecho a la privacidad que puede resumirse en las famosas palabras del Juez Harry Blackmun, quien fue autor de aquella opinión:


“Este derecho de privacidad, sea encontrado en el concepto de libertad personal y restricciones a la acción del estado de la Decimacuarta Enmienda, como sentimos que es, o… en la reserva de los derechos al pueblo de la Novena Enmienda, es suficientemente amplia para incluir la decisión de una mujer de terminar con su embarazo.”

En otras palabras, el “derecho a la privacidad”, protegido constitucionalmente, incluye también el derecho a abortar el embarazo. Como dije al principio, no estoy aquí para analizar las complejidades legales, por lo cual lo único que nos importa ahorita es saber que Roe efectivamente garantizaba protección federal del derecho al aborto.


En la práctica, esto significa que ningún estado puede prohibir el aborto, ya que aquello sería inconstitucional. Los estados pueden regular el aborto por medio de legislación, pero no pueden existir prohibiciones totales sobre el procedimiento.


Todo esto nos lleva a la situación actual donde el aborto es legal en todos los estados de EE. UU., y existe por lo menos una clínica de aborto en cada uno.


Vale la pena preguntarse, ¿cuáles son las opiniones generales del público en Estados Unidos?



Más consenso de lo que se esperaría


Sin duda estamos frente a un tema controversial, pero como sucede en todos los temas controversiales, existen matices importantes.


Creo firmemente que el aspecto más controversial no es el aborto en sí, sino que los puntos más contenciosos son aquellos que se refieren a las restricciones sobre el procedimiento y esto queda claramente demostrado en los datos que tenemos sobre la opinión pública en este tema.


Los números ofrecidos por la firma Gallup de mayo de 2021 indican que el 32% de los adultos encuestados opinaba que el aborto debería ser legal bajo cualquier circunstancia, mientras que el 48% era de la opinión que debería ser legal bajo ciertas circunstancias. Por su lado, solo el 19% opinó que debería prohibirse el aborto. Esto significa que el 80% de las personas encuestadas estaban a favor del aborto, con 19% en contra y 1% indeciso.


Aquella mayoría es abrumadora y no es única en el caso de Gallup.

Veamos qué dicen los resultados de las encuestas de mayo 2021 del Pew Research Center.


Aquí, el 59% por ciento de todos los adultos cree que el aborto debería ser legal en toda o la mayoría de las circunstancias, mientras que solo el 39% piensa que debería ser ilegal en toda o la mayoría de las circunstancias (Es importante notar que la pregunta en el caso de esta encuesta es distinta a la de Gallup).


Algo interesante es que la posición según la cual el aborto debería ser legal ha sido la postura mayoritaria por décadas, como podemos ver en esta gráfica resumida y cuyo original pueden ver aquí.





Una ventaja para los Demócratas


En lo que solo puede ser descrito como un giro irónico del destino, la decisión de la Corte Suprema de revocar Roe pudiese favorecer fuertemente a los Demócratas en las próximas elecciones legislativas y de gobernadores en 2022, conocidas como las midterms. Sí, ciertamente será visto como una victoria Republicana en lo inmediato, pero la realidad es que servirá de combustible de cara a las elecciones.


Como ya establecimos, la mayoría de los estadounidenses apoyan el aborto legal (bajo cierta o ninguna condición), por lo cual la posibilidad de que el aborto sea prohibido es un temor que comparte la mayoría de la población.


Incluso, el apoyo al aborto legal llega a trascender las líneas de partidos, aunque no completamente.


Como podemos ver en los números del Pew Research Center, 35% de los Republicanos apoya el aborto legal en la mayoría o en todos los casos. Si analizamos aquello con mayor detalle encontraremos que el 22% de los Republicanos conservadores apoya el aborto en la mayoría o en todos los casos, mientras que el 59% de los Republicanos liberales/moderados comparte la misma opinión.


Por el otro lado, el 80% de los Demócratas apoya el aborto legal en la mayoría o en todos los casos.

Desde el punto de vista Republicano, está difícil tomar una postura contraria a aquella sostenida por el 35% de tus votantes y el 80% de tus rivales.


En cambio, los Demócratas tienen el momento de su lado. Llevan años advirtiendo que este momento llegaría y la hora ha llegado. Los discursos no serán “los Republicanos quieren quitarte tus derechos”, serán “te los quitaron”.


Los Demócratas tiene a la mayoría de su lado en este tópico, esta puede ser la bandera alrededor de la cual unifican a su base y llevan a los votantes a las urnas en noviembre.


“Voten por nosotros o los Republicanos les quitarán más derechos.”



Las elecciones de noviembre y el balance del poder


Hace unos días las proyecciones para los Demócratas eran bastante negativas, pero todo eso cambiará si la Corte Suprema termina revocando Roe. Es más, las cosas ya están cambiando con apenas un borrador.


Por los momentos es importante enfocarse en algo crítico que señaló el medio Vox hace unos días: los Demócratas tienen un panorama inicial favorable en el Senado.


Es cierto que hay una división exacta 50-50 de los Senadores entre los Demócratas y los Republicanos, pero los Demócratas no deben defender sus asientos al Senado en ningún estado en el que ganó Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2020. Sin embargo, los Republicanos deben defender sus asientos en dos de los estados en los que Joe Biden ganó en 2020. Si Roe es revocada, los Demócratas podrán unir esfuerzos para proteger el derecho al aborto y voltear los asientos Republicanos al Senado en Wisconsin y Pennsylvania.


Estos dos estados son críticos en este caso, ya que en ambos hay mayor oposición al aborto que a nivel nacional (39% a nivel nacional, según Pew Research Center). En Wisconsin, el 45% de los adultos está en contra del aborto legal, mientras que en Pennsylvania encontramos oposición del 44%. A pesar de mayor oposición, la cantidad de personas a favor aún supera la posición contraria, con el 53% de las personas en Wisconsin a favor del aborto legal y 51% en Pennsylvania con la misma opinión.


En la Cámara de Representantes, los Demócratas llevan una ventaja de 222 asientos contra 211 controlados por los Republicanos y en noviembre de este año estarán todos por elegirse nuevamente. A pesar de que muchos analistas sienten que los Demócratas van camino a una derrota en la Cámara, la revocación de Roe pudiese fácilmente encender las pasiones y llevar a la gente a votar en las urnas electorales por candidatos Demócratas, no tanto porque quieran, pero porque así podrían evitar una victoria Republicana.


Pero, si Roe es revocada, los verdaderos centros de poder en el asunto serían los estados, los cuales tendrían la posibilidad de restringir o hasta prohibir el aborto como sea que deseen por medio de sus órganos legislativos locales. Las midterms de noviembre verán elecciones en 88 de 99 cámaras legislativas estadales, lo cual presenta a los Demócratas una buena oportunidad para ganar fuerzas usando un tópico popular que puede realmente verse afectado por los resultados de estas elecciones.


En general, los Demócratas están por detrás de los Republicanos en este terreno, con 3.279 asientos controlados a lo largo del país contra los 4.013 de los Republicanos. Hay algunos estados críticos como Ohio y Georgia, en los que el aborto es un tema increíblemente divisivo. Sus órganos legislativos están bajo el control Republicano, peo en ellos hay una gran presencia de votantes Demócratas (por convicción o necesidad). En Georgia, los Republicanos lideran el Senado 34-22, mientras que controlan la Cámara 102-76. En Ohio vemos a los Republicanos liderando el Senado 25-8 y la Cámara 64-35.


Las diferencias son grandes en estos estados y dudo que los Demócratas puedan capturar las legislaturas, pero lo que sí pueden hacer es aprovechar y debilitar las posiciones de control de los Republicanos, dificultándoles cualquier intento de restringir el aborto.


En fin, son los Demócratas quienes se encuentran mejor posicionados después de una posible revocación de Roe, ya que tienen todos los ángulos y argumentos para lograr buenos resultados electorales. Podrán apelar a las mujeres y parejas jóvenes usando el aborto como punto central de unificación, incluso pueden apelar a las personas en situación de pobreza que no podrán criar un hijo, ni podrán agarrar un vuelo a un estado donde el aborto sea legal solo para llevar a cabo el proceso.


La Corte les podría estar dando una increíble ventaja electoral, veremos si saben aprovecharlo.